Expertos prevén que los trasplantes de médula a partir de donantes no emparentados crezcan “de forma espectacular” en los próximos años. De hecho, si en 2020 se han contabilizado 1.326 trasplantes alogénicos (o de un donante), 459 se han hecho a partir de donantes no emparentados. Según la Sociedad Española de Hemostasia y Hemoterapia esta cifra ha aumentado de forma espectacular en los últimos años y se prevé que siga haciéndolo. De hecho, disponer de un número cada vez mayor y suficiente de donantes no emparentados es un aspecto fundamental para poder ampliar el número de pacientes candidatos a trasplante.

Este es uno de los hitos del Día Mundial del Donante de Médula Ósea que se celebra este 18 de septiembre. Sin embargo, quedan retos pendientes como aumentar los donantes varones de médula ósea de entre 18 y 40 años. No obstante, aunque la mayoría de los donantes registrados son mujeres, “las posibilidades de que un varón llegue a ser donante efectivo se multiplican por tres”, aporta Anna Sureda, presidenta del Grupo Español de Trasplante Hematopoyético (GETH).

En cuanto al proceso, a los donantes inicialmente se les extraerá una pequeña muestra de sangre, similar a la de cualquier análisis rutinario. Con la misma, se realiza un estudio de compatibilidad de antígenos leucocitarios humanos (HLA por sus siglas inglesas). Su resultado quedará archivado en el Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO). “Si alguien lo necesitara, tanto en España como en otro país, se le llamaría para hacer la donación efectiva, siendo lo más habitual la extracción de células obtenidas de la sangre, un proceso muy sencillo y sin riesgos ni molestias significativas”, añade Sureda.

Donantes no emparentados en pandemia

A pesar de la pandemia, 30.631 personas se incorporaron al REDMO en 2020, alcanzándose la cifra de 431.703 donantes disponibles en España. Esto supone un 6 por ciento más respecto a 2019. El REDMO realizó 1.034 activaciones de búsqueda de donantes para pacientes españoles. De esta forma se superó por primera vez las 1.000 búsquedas en un año, lo que supone también un 6 por ciento más en comparación con el ejercicio anterior.

El 93 por ciento de los donantes han sido localizados antes de dos meses, con una mediana de 26 días de búsqueda. Según la memoria del REDMO y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), en 2020 se realizaron 3.375 TPH. De ellos, 2.049 eran autólogos o del propio paciente, mientras que 1.326 fueron alogénicos (459 de donantes no emparentados).

Aunque estas cifras suponen un leve descenso con respecto a 2019, los hematólogos insisten en que “podemos sentirnos orgullosos de haber mantenido la actividad trasplantadora de progenitores hematopoyéticos a pesar de la pandemia”.