Los coágulos de sangre en COVID-19 grave pueden estar relacionados con una respuesta anormal de anticuerpos, según han puesto de manifiesto investigadores de la Universidad de Reading (Reino Unido) en un estudio publicado en la revista ‘Blood’.

En concreto, el trabajo releva cómo los anticuerpos producidos por nuestros los para proteger contra COVID-19 están desencadenando una mayor función de las plaquetas, que pueden estar causando coágulos de sangre fatales en pacientes con enfermedades graves.

Las plaquetas son células pequeñas que se encuentran en la sangre y que forman coágulos para detener o prevenir el sangrado, pero cuando las plaquetas no funcionan correctamente, esto puede provocar problemas de salud graves, como accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos.

El estudio tomó anticuerpos producidos para combatir la proteína de pico del coronavirus, de personas con infecciones graves por COVID-19, y los clonó en un laboratorio para estudiarlos.

Aumento en la actividad plaquetaria

De esta forma, el equipo descubrió que los pequeños azúcares que se encuentran en la superficie de estos anticuerpos eran diferentes a los anticuerpos de individuos sanos, y cuando esos anticuerpos clonados se introdujeron en un laboratorio a las células sanguíneas extraídas de donantes sanos, se observó un aumento en la actividad plaquetaria.

Los expertos también observaron que era posible reducir o evitar que las plaquetas respondieran de esta manera en el laboratorio al tratar la sangre con ingredientes activos de diferentes medicamentos que se sabe que inhiben la función plaquetaria o la respuesta inmunitaria. Los hallazgos sugieren que es posible que los medicamentos que se utilizan actualmente para tratar problemas del sistema inmunológico reduzcan o impidan que las células produzcan una respuesta plaquetaria exagerada.