Tras posponerse un año, por las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus, se ha celebrado la XVIII Reunión de la Sociedad Española de Superficie Ocular y Córnea (SESOC). En esta edición, el congreso se ha centrado de forma monográfica en los tumores oculares. En concreto, en los tumores de la superficie ocular y el polo anterior del ojo. De esta forma, se ha realizado una exhaustiva revisión de los retos y avances registrados en los últimos años en este ámbito. El programa científico ha contado con contribuciones de más de medio centenar de ponentes.

Jesús Merayo, presidente de la SESOC, ha destacado que cerca de 200 expertos han asistido de forma presencial a este encuentro. Igualmente, otros 200 lo han seguido on line. Esto ha sido posible “gracias al magnífico despliegue técnico y humano que se ha realizado para asegurar la exitosa celebración de esta reunión híbrida (presencial y virtual)”.

Novedades en tumores oculares

Merayo ha destacado en cuando al abordaje de los tumores oculares que “se han sintetizado los principales avances e innovaciones en técnicas diagnósticas”. Todo ello con una atención especial a los recursos de imagen no invasivos. “Además, se ha dado a conocer el estado del arte en recursos preventivos, así como en tratamientos médicos y quirúrgicos”.

Los especialistas han recordado que los tumores oculares son muy frecuentes. Por ello es fundamental realizar un correcto diagnóstico y tratamiento para preservar la función visual e, incluso, la vida del paciente.

Igualmente, se ha indicado que el proceso oncológico de estudio, interpretación y manejo de los tumores de la superficie ocular y polo anterior se debe basar en principios oncológicos generales. Así, se ha recomendado que la confirmación histológica debe lograrse siempre que sea posible. Especialmente, para mejorar la estratificación, estudio molecular y desarrollo de nuevas herramientas terapéuticas. Además, se ha puesto de relieve una importante necesidad de contar con más ensayos clínicos específicos sobre el tratamiento médico de estas patologías. Más aún cuando se encuentran en estadios avanzados.

Por último, Merayo ha destacado que en los últimos años se ha objetivado un creciente interés por el estudio e investigación de la superficie ocular. “No solo aumenta la prevalencia de patología, sino que también contamos actualmente con más recursos para realizar un diagnóstico precoz, prevenir y tratar los tumores de la superficie ocular. En caso necesario, también se cuenta en España con unidades de referencia para derivar a los pacientes con patologías complejas”, concluía.