Carmen Moreno, Madrid (20-9-2007).- La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) húmeda cuenta en España con un nuevo tratamiento, se trata de Lucentis (ranibizumab) de Novartis, que es el primer y único tratamiento que ha demostrado a través de un programa de ensayos clínicos a nivel mundial que mantiene y recupera la visión en los pacientes con esta enfermedad ocular degenerativa que causa la pérdida de visión central. Los oftalmólogos instan a los médicos de familia a mantenerse alerta ante los síntomas principales de esta patología para lograr un diagnóstico y un tratamiento precoz, ya que "suponen un resultado funcional mejor", afirmaba el Dr. Francisco Gómez-Ulla, catedrático de Oftalmología de la Universidad de Santiago de Compostela y director Instituto Tecnológico de Oftalmología.

Todo esto se ha puesto de manifiesto en la presentación de este fármaco, donde también se han dado datos. La DMAE es la principal causa de ceguera legal en España. Afecta al cuatro por ciento de los mayores de 55 años y su prevalencia aumenta con la edad. La enfermedad está íntimamente ligada al envejecimiento de la población, por lo que se prevé su incremento tanto en España y como en Europa. El Dr. Gómez-Ulla explicaba en el acto que "los últimos datos epidemiológicos señalan un incremento no esperado en la patología. Se estima que para 2020 se producirá un aumento del 50 por ciento de personas que padecen la enfermedad". Esto demuestra su importancia en la salud pública.

Las terapias disponibles hasta ahora habían conseguido frenar el deterioro de la visión, pero con Lucentis además de frenar la progresión de la enfermedad, logra recuperar la visión perdida en un porcentaje significativo, según se ha explicado. "Hace unos años era impensable poder detener la enfermedad, pero con este nuevo tratamiento hemos entrado en otra dimensión. Las expectativas y las esperanzas han cambiado", comentaba Jordi Monés del Institut de la Màcula i de la Retina, Centro Médico Teknon de Barcelona. Los estudios pivotales en los que se basó la presentación de la solicitud de registro de Lucentis indican una tasa de respuesta sin precedentes entre los pacientes con esta patología. Más del 90 por ciento de los tratados conservaron la visión y hasta un 40 la mejoraron.

Como afirma Félix Armadá, doctor en Medicina, jefe de Sección Hospital La Paz de Madrid y responsable del Servicio de Oftalmología del Sanatorio San Francisco de Asís también de la capital española, "Lucentis consigue reducir el tamaño de la lesión, logrando espectaculares mejorías de la agudeza visual en pocos días". Para Armadá, "Lucentis supone un cambio tan grande para el tratamiento de la DMAE húmeda como lo fue la insulina para el de la diabetes". Este tipo de tratamiento que se realiza mediante inyección, es seguro y no cuenta con complicaciones en la aplicación, ni efectos secundarios.

Lucentis supone un nuevo referente en el tratamiento de esta enfermedad, pero no se debe olvidar que un diagnóstico precoz es de vital importancia para mejorar la situación del paciente. La DMAE es considerada una patología de diagnóstico y tratamiento urgente porque se desarrolla muy rápidamente y los resultados del tratamiento son más favorables si se coge a tiempo. De este modo, lo planteaba el Dr. Armadá: "Cuanto más pequeña sea la lesión ocular, más fácilmente se conseguirá detener el proceso degenerativo y mejorar la agudeza visual". En este proceso, los médicos de Atención Primaria tienen una labor importante de descubrir el problema y derivar el paciente al especialista cuanto antes. Todos los ponentes estuvieron de acuerdo en esta apreciación. Para conseguirlo se aconseja revisiones periódicas del fondo del ojo, controlando estrechamente a aquellos pacientes que presentan drusas. También es importante realizar evaluaciones de agudeza visual y utilizar la rejilla de Amsler.

Con este tratamiento se obtienen buenos resultados en todas las fases de la enfermedad, siempre que sea un estadio activo porque "si es cicatrizal no hay nada que hacer", apuntaba Gómez-Ulla. A pesar de conseguir beneficios mayores cuanto más reciente está, el Dr. Monés sostiene que los especialistas no deben limitarse a pacientes con menor lesión porque en enfermos muy deteriorados y con condiciones bajas de visión también se obtienen beneficios. "Una pequeña ganancia para una persona que ve poco es una gran ganancia", aseguraba este especialista. Sea cual sea el momento en que se comience a tratar la DMAE con Lucentis, lo cierto es que los enfermos mejorarán en calidad de vida, objetivo principal de médicos e investigadores.