Un enfermo de fibromialgia narra su experiencia personal en el libro “Mi lucha contra la fibromialgia”. Alfred Blasi sufrió en 1996 una fuerte gripe que le dejó unas secuelas en forma de dolencia muscular en la zona lumbar. En pocos meses, las molestias aumentaron hasta lo insoportable y ya nada le calmaba el dolor, a pesar de los tratamientos intensivos a los que fue sometido por la medicina tradicional. Diagnosticado con invalidez absoluta y permanente por fibromialgia, el autor, lejos de conformarse con su nivel de postración, empezó a investigar por su cuenta hasta dar con el remedio que asegura haberle curado.