Con más de 100 años de experiencia en neurociencias y trabajando para tratar las enfermedades neurológicas y psiquiátricas, Lundbeck conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, el 10 de octubre, con un poderoso mensaje de Salud Mental para Tod@s, que insta a la colaboración de todos los sectores sociales, sobre todo en tiempos difíciles como son los que transcurren hoy día durante la pandemia y el confinamiento por COVID-19.

En entrevista exclusiva para EL MÉDICO INTERACTIVO México, la actual directora general de Lundbeck México, Centroamérica y los Países Andinos, Sara Montero, nos habla de lo importante que hoy se ha vuelto la salud mental de la población en esta región.

Sara, tomando en cuenta la pandemia y el confinamiento, ¿cuál es el panorama de los padecimientos psiquiátricos y neurológicos en México, dado que los trastornos del estado de ánimo pueden hacer difícil para las personas hacer su vida cotidiana?

Hoy estamos viviendo un momento crítico en México y el mundo a causa de la pandemia por COVID-19. Lo cierto es que diferentes investigadores y organizaciones de la salud proyectan que habrá un incremento en las enfermedades mentales. Hay indicadores que sugieren que el impacto puede ser mayor en poblaciones vulnerables.

En nuestro país hay una prevalencia considerable de pacientes con estas enfermedades. Por ejemplo, se calcula que hay más de 4 millones de personas diagnosticadas con depresión, más de 256 mil personas con esquizofrenia, más de un millón de personas con trastorno bipolar y se estima que hay más de 600 mil personas con que viven con Enfermedad de Alzheimer.

Sabiendo estas cifras es complicado saber cuántas de estas personas están diagnosticadas y siendo tratadas de manera integral, por ejemplo, existe un registro que proyecta que solo el 50% de las personas con diagnóstico de enfermedad mental están siendo tratadas o tienen un apego al tratamiento. Esto nos obliga a hacer un esfuerzo con la comunidad médica, la sociedad y el gobierno para que los pacientes tengan un mayor acceso a la atención médica especializada partiendo de una mayor inversión en salud mental.

Ante la actual situación, ¿cuáles serán las alternativas que Lundbeck ofrece para apoyar a los profesionales sanitarios, los pacientes y sus familias con estos problemas?

La compañía trabaja con diferentes grupos de interés, principalmente con la comunidad médica. Sin embargo, tratamos también de incursionar en la agenda política para promover un Plan de Salud Mental como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud y así mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Desde Lundbeck estamos siempre en busca de actividades que nos ayuden a generar conciencia en el cuidado de la salud mental. Un ejemplo de ello es que buscaremos participar en el Ciclotón de la Ciudad de México, ya que está demostrado científicamente que la actividad física o las actividades artísticas mejoran la salud mental. Hemos tenido acercamiento con asociaciones de pacientes para crear una serie de recomendaciones que permitan, de manera colaborativa, trabajar conjuntamente para quitar el estigma de estos padecimientos y tratar de sensibilizar a nuestra sociedad civil.

Enfermedades como la esquizofrenia y la depresión tienen una fuerte carga social que puede inhabilitarlos en su productividad de manera indirecta. Un ejemplo de ello ocurre cuando los empleadores desestiman contratar a un paciente con depresión o cualquier otra enfermedad mental aunque esté siendo tratada; es por eso que estamos trabajando en conjunto en el desarrollo de guías y recomendaciones para comunicar las necesidades de los pacientes y lograr políticas públicas enfocadas a estos pacientes.

A nivel de medios informativos les hemos comunicado la importancia de utilizar un lenguaje correcto y sin estigmas en cuanto a las enfermedades mentales y sus pacientes. De este modo las personas podrán cambiar esta percepción y promover una adecuada salud mental.

Como parte también de las actividades que estamos llevando a cabo, el 10 de octubre, Día Mundial de la Salud Mental, los principales monumentos de la Ciudad de México se verán iluminados de verde, color que se asocia con la salud mental y que trata de hacer llegar un mensaje a la población de una mayor concienciación en cuanto a estos padecimientos.

¿Nos podrías platicar de qué trata la campaña de Lundbeck “Progress in mind” y cómo hacen la sinergia Médico-Paciente-Comunidad-Familia?

“Progress in mind” es una plataforma disponible a nivel global que está destinada a la educación en diferentes niveles. Se crean contenidos dirigidos a médicos, familiares o cuidadores, pacientes y sus familias para que puedan aprender desde cada perspectiva.

  • A través de este programa brindamos a los médicos, contenido científico de actualidad, que es creado por nuestro departamento médico local e internacional, mismo que contiene apoyos gráficos y cursos para complementar la educación continua en México y a nivel Latinoamérica.
  • A los familiares o cuidadores se les brinda educación para que puedan atender y entender las características de la enfermedad.
  • A los pacientes se les ha creado programas especiales, brindarles información sobre temas de seguridad y formación individual.
  • En la parte de la comunidad hay campañas de concienciación y temas de donaciones o patrocinios.

En México la plataforma esta siendo preparada para lanzarse a finales de este año 2020 con contenidos en español. Sin embargo, si quieren consultarla en otro idioma, está abierta al público de manera gratuita en este enlace: https://progress.im/en

Dado el liderazgo de Lundbeck trabajando para la mejora de la calidad de vida de las personas con trastornos que afectan la salud mental, ¿cuáles son las investigaciones que se están llevando a cabo hoy en Lundbeck?

Lundbeck tiene más de 100 años de historia. Fue fundada en 1915 en Dinamarca y tenemos filial en 50 países, sin contar que nuestros productos llegan a más de 100 países. En general estamos enfocados completamente en la salud mental. De manera específica trabajamos en esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno por consumo de alcohol, enfermedades neurológicas como la Enfermedad de Alzheimer, Enfermedad de Parkinson y en breve también trabajaremos con migraña.

Año tras año la compañía lanza nuevos fármacos. En este momento estamos haciendo investigaciones para el desarrollo de nuevos biotecnológicos, algunos de estos estudios ya están en etapas avanzadas. En los próximos años tenemos previsto lanzar Eptinezumab, el primer biológico en Lundbeck creado para el tratamiento de la migraña y Aripiprazol Inyectable para el tratamiento del Trastorno Bipolar y la Esquizofrenia, cuyos permisos regulatorios están en espera de aprobación.

¿Cuáles son las enfermedades o trastornos para los que Lundbeck ofrece opciones terapéuticas en México?

En México hay disponibilidad del Brexpiprazol y Vortioxetina para depresión que no solo cuida la parte anímica, sino que mejora la función cognitiva, lo que lo hace único. En el caso de la Enfermedad de Alzheimer tenemos Memantina que reduce los efectos de las demencias. En el área del sueño tenemos Modafinilo que es un neuroestimulante. Es seguro que desde Lundbeck seguiremos trabajando en pro de la salud mental.

En esta conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental, ¿cuál es el mensaje que Sara Montero, en representación de Lundbeck México, quiere difundir a los médicos, investigadores y pacientes?

El objetivo de Lundbeck es mejorar la calidad de vida de los pacientes que viven con alguna condición psiquiátrica o neurológica, alineándonos con el lema de este año que va focalizado en obtener mayor inversión y mayor acceso a la salud mental.

Buscamos fortalecer el sistema de salud para que, con el tiempo, los diagnósticos sean más breves y precisos y acceder a tratamientos. Hoy día hay escasez de especialistas y es importante también que la oferta aumente, así como aumentan las enfermedades neurológicas y psiquiátricas.

En cuanto al paciente creemos que es importante erradicar los estigmas que existen alrededor de estos padecimientos y que tenga conocimiento suficiente para que pueda decidir tratarse y adherirse a un tratamiento integral, es decir, que además del seguimiento farmacológico haya una perspectiva social. En este punto histórico, tanto en México como en el mundo es importantísimo dar un enfoque especial en este Día Mundial de la Salud Mental.