La Comunidad de Madrid ha anunciado la creación del primer circuito integral de atención sanitaria al turista por COVID-19. El mismo estará dedicado al  viajero que durante su visita a la región presente síntomas o sospecha de infección por coronavirus. Para ello se contarán con el Hospital Gregorio Marañón como centro de referencia y con el hotel medicalizado Ayre Gran Hotel Colón.

Cabe recordar que dicho hotel, situado en las proximidades del Gregorio Marañón, fue uno de los medicalizados durante la pandemia. El mismo ahora queda designado para el posible alojamiento de turistas que presentan sintomatología leve o bien son contactos de casos y precisen realizar aislamiento.

El objetivo de convertir la región en “uno de los primeros destinos turísticos del mundo” con protocolo COVID-19. Así lo expuso la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. Lo hizo durante  una reunión en la Real Casa de Correos con el secretario general de la Organización Mundial de Turismo, Zurab Pololikashvili.

La Comunidad adopta estas medidas preventivas y asistenciales para la atención sanitaria. Pese a ello recuerda que está a la espera de que el Gobierno central refuerce sus actuaciones ante la llegada de viajeros al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas.

A este respecto, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, ha solicitado al Ministerio de Sanidad que reconsidere la obligatoriedad de establecer pruebas negativas PCR en origen. Estas serían a cargo del pasajero, 48 horas antes de tomar un vuelo. El objetivo es que esta medida tenga carácter recíproco para los vuelos internacionales de salida de España.

Atención sanitaria al turista en inglés

Este circuito de atención sanitaria al turista también cuenta con una campaña en inglés. La misma se traduce en la difusión de materiales informativos traducidos al inglés. Asimismo, se facilitará a los turistas un teléfono gratuito del Centro de Atención Personalizada de la Consejería de Sanidad. En el mismo se podrán responder dudas y aportar la información necesaria.  Para ello se ha reforzado el operativo del teléfono con personal que puede atender al turista en inglés.

De ser preciso, se envían SMS con instrucciones precisas para derivar al ciudadano a los circuitos establecidos. En concreto para la atención sanitaria de urgencias para valoración clínica. Esta conlleva la realización de PCR con el fin de confirmar o descartar infección activa.