Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha asegurado que el borrador debatido en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud “no ha sido aprobado por consenso”, según recoge el art. 14.1, y “no es jurídicamente válido”.

Escudero ha acusado a Salvador Illa, ministro de Sanidad, de utilizar el Consejo Interterritorial para “imponer medidas que van en contra de la voluntad de muchos españoles allí expresada”. “El ministro ha dicho que se ha tomado una decisión colegiada, es falso”, ha dicho el consejero. También ha asegurado que “es falso” que la Comunidad de Madrid se mostrara “satisfecha” con la reunión del martes del Grupo COVID-19.

Escudero ha precisado que el propio ministro ha comunicado a los consejeros autonómicos que trasladaría la propuesta a la Ponencia de Alertas de Salud Publica para trabajarlo técnicamente. Posteriormente debe pasar por la Comisión de Salud Pública, y “tras todo ese trabajo técnico, debatirse de nuevo en Pleno del Consejo Interterritorial, como así han expresado la mayoría de las CCAA, incluso las que han votado a favor de este borrador”.

En cuanto al anuncio de Illa de que el acuerdo se publicará próximamente en el BOE y que va a ser de obligado cumplimiento, Escudero ha argumentado que las medidas de coordinación de Salud Pública, según el reglamento del Consejo Interterritorial, requieren “ese consenso que no ha existido, solo ha tenido el apoyo de las comunidades del PSOE, por lo tanto jurídicamente no es válido”.

A este respecto, ha precisado que si se produce la publicación, la Abogacía General de la Comunidad de Madrid “determinaría el tipo de actuaciones” que llevaría a cabo el Gobierno regional. “Este documento recoge decisiones que atañen a todo el Sistema Nacional de Salud y sobre todo a derechos fundamentales y a la libertad de millones de personas”, ha recalcado Escudero.

Respecto a la situación de Madrid, ha dicho que todos los indicadores apuntan a una “situación favorable”. Por tanto, ha rechazado “ese mensaje de alarma, de crispación, que está trasladando el ministro de Sanidad y, por lo tanto, el Gobierno de España, hacia Madrid”.

“Seguimos ofreciendo ese diálogo a pesar de no haber sido escuchados, de no haber querido avalar con equipos técnicos esas medidas que se quieren aportar en ese borrador”, ha comentado Ruiz Escudero. Según ha añadido, siguen en la “vía del diálogo, de avanzar, de combatir contra el virus”.

“La situación, aunque siempre nos preocupará aunque haya un único contagio, está en una fase estable, y empezamos a tener esas primeras señales de que empezamos a entrar también en una situación favorable”.

Según Escudero, el número de contagios ha bajado en una semana de 28.000 a 22.000 casos; el número de ingresos “sigue descendiendo día tras día”; y también se produce “cada vez menor presión” dentro de las Urgencias hospitalarias (SUMMA 112) y seguimiento desde Atención Primaria.

“Siempre con la debida prudencia y con el debido respeto, la situación empieza a estar controlada”, ha aseverado, para agregar que sería “difícil entender por parte de los madrileños” que se aplicaran “todas estas medidas que quiere imponer el Gobierno de España sin ni siquiera haber escuchado a la Comunidad de Madrid en sus peticiones”. En este punto ha defendido los resultados de la aplicación de restricciones de movilidad y actividad en las zonas con mayor incidencia, al señalar que de 45 zonas básicas de salud, 29 han mejorado sus datos.