Más de dos años y medio desde la entrada en vigor del Real Decreto de ‘prescripción enfermera’, aún hay comunidades sin acreditar a las enfermeras. Esto supone que este personal sanitario no pueda contar con la regulación necesaria para que puedan vacunar con todas las garantías y seguridad jurídica. Algo especialmente grave en una situación como la actual en la que se está desarrollando la campaña de vacunación de la COVID-19. Es el caso de Madrid, la Rioja, Extremadura y Galicia.

Tal y como denuncia Satse, esta situación puede conllevar más esperas y problemas para los pacientes. Por supuesto, también para las enfermeras. Incluso pueden ser denunciadas por intrusismo profesional al no tener aún acreditada una actuación asistencial que realizan de forma habitual.

Estas cuatro comunidades autónomas son las únicas que no han cumplido con la obligación legal de acreditar a sus enfermeras. Todo ello una vez que las 13 comunidades restantes, además de Ceuta y Melilla, ya lo han hecho.  Esta es la respuesta a lo estipulado en el Real Decreto que regula desde 2018 en España la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte del personal de enfermería.

Satse ha subrayado que el no acreditar a las enfermeras responde a una clara falta de voluntad política. Así recuerda que la tramitación necesaria puede realizarse en tan solo unos días porque no tiene ninguna complejidad administrativa.

Acreditar a las enfermeras

Además de la situación de estas cuatro comunidades para acreditar a las enfermeras, Satse reclama otras mejoras. Entre ellas, ha pedido al Ministerio de Sanidad que agilice los trabajos que se están desarrollando para consensuar los protocolos y guías de práctica y clínica asistencial contemplados en el Real Decreto aprobado en 2018. Estos resultan necesarios para el desarrollo efectivo de la ‘prescripción enfermera’ en el conjunto del Estado.

“Una vez que el plazo inicial para contar con estas guías y protocolos finalizó el pasado mes de octubre, estamos constatando cierta lentitud y falta de celeridad”. Estos, según Satse, son de gran importancia para mejorar la atención sanitaria y cuidados.