Redacción/E.P. Madrid.- Los trabajadores de la Sanidad privada madrileña están convocados desde la noche del martes a una huelga que se prolongará hasta las 8.00 horas del jueves, en señal de protesta por el convenio colectivo que pretende implantar la parte empresarial y que perjudica las condiciones laborales y retributivas del personal del sector.

Según ha informado el Sindicato de Enfermería SATSE, uno de los convocantes de la movilización, junto con CC.OO. y UGT, la huelga ha tenido serias consecuencias, ya que más de 5.000 consultas y alrededor de 3.000 pruebas diagnósticas han sido suspendidas, a la vez que han tenido que ser desprogramadas 625 actividades quirúrgicas.

En cuanto a los datos de seguimiento, UGT- Madrid lo considera "masivo" en las grandes clínicas y "desigual" en las empresas de menor tamaño, según ha indicado la responsable de esta organización en el sector, María Jesús Holgado. Por su parte, la Federación Regional de Sanidad de CC.OO. de Madrid informó que el seguimiento está siendo superior al 80 por ciento. Por su parte, Satse lo cifró en el 98 por ciento.

Según los datos que maneja UGT-Madrid, prácticamente el cien por cien de los trabajadores de las grandes clínicas de la región, alrededor de 30 de las 50 existentes, secundaron desde las 22.00 horas del martes el paro convocado en petición de un nuevo convenio colectivo. Sin embargo, los sindicatos reconocen un seguimiento muy inferior en las 20 clínicas de menor tamaño, ya que, según argumentó Holgado, "los trabajadores tienen a sus jefes encima y les resulta muy complicado poder ejercer con libertad el derecho de huelga".

Con esta jornada de paro -que se prolongará hasta las 8.00 horas del jueves-, los sindicatos convocantes quieren mostrar "su absoluto rechazo a la última propuesta de convenio colectivo que los empresarios han presentado, en la que, según aseguran, pretenden obtener "la disponibilidad absoluta de los trabajadores y la total flexibilidad en sus jornadas".

Polémica con la FJD

Por otra parte, y respecto a la problemática de la Fundación Jiménez Díaz, el portavoz del grupo popular en la Asamblea de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, ha anunciado que no se aprobará ningún dictamen sobre la gestión de esta Fundación tras señalar que "no se ha investigado nada" y acusar al PSOE de "hacer el paripé" y "no querer investigar en ningún momento".

Por su parte, el portavoz de PSOE, Pedro Sabando, denunció al término de la Junta de Portavoces de la Cámara madrileña que el PP "ha vetado la presencia en la Comisión de Investigación de personas clave como la ministra de Sanidad, Ana Pastor, y el concejal Simón Viñals, ambos miembros del Patronato de la Fundación".

Asimismo, afirmó que también se ha puesto veto a los balances y cuentas de resultados de ‘La Concha’ "por lo que hay bastante poco que hacer para conocer de forma seria y pormenorizada lo que ha ocurrido en el período que ha conducido a la Fundación Jiménez Díaz a la situación actual de crisis".