MADRID (EUROPA PRESS)

La ‘marea blanca’ ha salido a la calle, una vez más, en defensa de la sanidad pública, y este domingo se ha centrado en el cierre de 3.000 camas en la sanidad pública madrileña este verano, ha informado este domingo un portavoz del colectivo a Europa Press.

Bajo el lema ‘Gobierne quién gobierne, la sanidad pública se defiende’, alrededor de cien personas se han concentrado a las puertas del Ministerio de Sanidad, donde han criticado las “privatizaciones, externalizaciones y derivaciones” en la sanidad pública madrileña.

Una de las principales razones de la concentración ha sido la noticia sobre el cierre de 3.000 camas hospitalarias este verano, que, en opinión de Jesús Escudero, uno de los portavoces de la marea, “significará un colapso en urgencias y problemas para ingresar a los pacientes”.

Escudero ha denunciado que a pesar de que en teoría en otoño “todas las camas deberían de ser operativas”, en la practica “abrirán unas 2.900”. Y es que ha explicado que “desde hace cinco o seis años no se abren el mismo número de camas que se han cerrado”, por lo que eso supone un aumento de la lista de espera.

Por otra parte, ha criticado que el número de enfermeros que hay en la Comunidad de Madrid “es de lo más bajo de España y de la Unión Europea”. Según ha avanzado, mientras la situación siga siendo la misma, la marea blanca seguirá manifestándose. De hecho, la próxima concentración será el 21 de agosto frente al Ministerio de Sanidad.