La pandemia ha tenido especial protagonismo del XV Congreso de la Asociación Madrileña de Hematología y Hemoterapia (AMHH). En este foro se han presentado los últimos datos de varios proyectos cooperativos madrileños relacionados con la COVID-19. Algunos de ellos  están publicados en revistas de alto impacto. Asimismo, se ha puesto de manifiesto que Madrid no ha visto disminuidos sus diagnósticos de cánceres hematológicos pese a la pandemia.

“No parece que la pandemia haya provocado una disminución significativa de los nuevos diagnósticos de cánceres hematológicos en la Comunidad de Madrid”, ha apuntado José Ángel Hernández Rivas, jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Infanta Leonor.

Por otra parte, se ha destacado que el plasma de convalecientes en el tratamiento de la COVID-19 se ha usado extensamente en la práctica clínica diaria de la Sanidad madrileña. Especialmente por parte de los servicios de Hematología y Hemoterapia.

Cánceres hematológicos en la Sanidad madrileña

En el Congreso se han presentado las últimas novedades en el abordaje de diferentes cánceres hematológicos en la Sanidad madrileña.  Así, por ejemplo, la leucemia aguda mieloblástica ya “cuenta con nuevos fármacos que superan, al fin, la quimioterapia más tradicional”, según Hernández Rivas.

Por otra parte, el arsenal terapéutico de las neoplasias mieloproliferativas “incorpora diferentes inhibidores de vías de señalización”. Todo ello además de los nuevos medicamentos para la leucemia mieloide crónica. Frente a la leucemia linfocítica crónica, “ya disponemos de cuatro fármacos dirigidos”. Asimismo,  “se empieza a vislumbrar la curación gracias a la determinación de la enfermedad mínima residual. Por último, “la inmunoterapia y los anticuerpos biespecíficos están revolucionando el tratamiento de los linfomas”.

En Medicina Transfusional, uno de los retos más importantes de los hematólogos es poder “disponer de sangre para concentrados de hematíes y plaquetas. Más aún de plasma para la obtención de medicinas tales como las inmunogloblulinas intravenosas, cuya escasa disponibilidad constituye un problema mundial hoy en día”, comenta el experto. También hay otros retos relacionados con la COVID-19. Por ejemplo, “la selección de donantes, y con otro tipo de enfermedades infecciosas que, poco a poco, van apareciendo en algunas regiones españolas, como el virus del Nilo Occidental”, concluye.