El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha presentado una iniciativa que "nace del corazón de la profesión médica, que busca ayudar a mejorar vida de las personas", según ha asegurado su vicepresidenta, Luisa María González Pérez. El objetivo es, además de mostrar la solidaridad, canalizar la ayuda desde el Colegio en la cooperación con los médicos destinada a la situación de emergencia en Ucrania.

"Nos gustaría ser activadores de movimientos solidarios que broten de otros sectores de la sociedad civil y de otros colegios", ha asegurado González Pérez. Manuel Martínez-Sellés, presidente del ICOMEM, ha anunciado su apoyo al pueblo ucraniano en defensa de la democracia y los derechos humanos.

Y lo ha hecho por tres razones: "Demostrar y reforzar la total solidaridad con nuestros compañeros en Ucrania y todos los ciudadanos, así como con todos los médicos ucranianos que traban en Madrid; apelar al espíritu humanista y solidario que representa ser médico; y apoyar a las autoridades e instituciones de ayuda humanitaria en prestar ayuda al pueblo".

Diferentes formas de colaborar

"No podemos permanecer indiferentes ante las violaciones de derechos humanos que hemos presenciado en Ucrania", ha afirmado. Martínez-Sellés también ha recordado el bombardeo a una maternidad y a un hospital infantil en Mariúpol. Una violación, ha dicho, del derecho internacional.

Por eso, el Colegio ofrece ayuda en dos vertientes. Una es el acceso a la salud de los refugiados, incluyendo vacunación, servicios médicos y apoyo psicológico; y otra la provisión de equipamiento médico, medicamentos y acciones con voluntarios, tanto en Urania como en países vecinos.

Desde que el ICOMEM lanzó esta iniciativa y dispuso de un correo electrónico para que los colegiados se unieran, sosucrania@icomem.es, han llegado más de medio centenar de ofrecimientos de médicos colegiados para ayudar aquí y en la zona de conflicto. Entre ellos hay propuestas de colaboración de cirujanos dispuestos a marcharse a la frontera de Polonia y Rumania con Ucrania, médicos que se ofrecen como intérpretes, médicos intensivistas, cardiólogos, etc.

Ayuda en la logística

Precisamente varios profesionales sanitarios, que trabajan en España y han nacido en Ucrania, han expuesto en el Colegio de Médicos la situación de sus colegas en el país y han reclamado material.

Sofía Gunko, junto con su madre, ambas médicas, han compartido lo que sus compañeros en Ucrania les cuentan. Entre la trágica situación, con "63 hospitales destruidos, sin comida y sin agua, muchos trabajando en refugios subterráneos", han asegurado que necesitan "medicación y material quirúrgico".

También el doctor Kostyantyn Glyebin ha señalado que la logística puede hacerse desde España. Zoryana Nikolaychuk  ha indicado que hay que seguir dando apoyo a través de la ayuda sanitaira, y Svitlana Lozumirska ha expuesto que "en estos tiempos de guerra hacen falta medicamentos, instrumental y equipación de quirófano para poder atender a los heridos". La situación de grandes ciudades, como Kiyv, donde están situados los almacenes principales, y el bloqueo de las principales carreteras, hacen imposible llevar el material que tienen a Odesa.

Por su parte, la enfermera Natalia Trachuk ha lanzado un "desesperado grito de socorro", y ha recordado que en Ucrania no hay ni analgésicos, ni corticoides, ni plasma, ni insulina para diabéticos. Tampoco luz eléctrica. La tasa de vacunación frente a la COVID-19 tampoco es alta en el país, con una población que ha desconfiado bastante de la vacuna rusa, por lo que se espera que la situación de la pandemia vaya a peor.

Madrid se está moviendo 

José Luis Palma, representante de los médicos voluntarios, tras escuchar todos estos testimonios, ha asegurado que el Colegio de Médicos de Madrid tiene totalmente las puertas abiertas.

Javier Sanz, director del Servicio de Trabajo de Deloitte, ha presentado una iniciativa de la Sociedad Española de Medicina del Trabajo. Esta pretende "en un solo acto, estratificar las necesidades asistenciales que un refugiado pueda tener al venir a España".  "Gracias a esta iniciativa se lograría descargar al sistema de salud público del triaje previo y contribuir a igualar las tasas de vacunación de los ciudadanos ucranianos con la de los españoles", ha afirmado.

El acto lo ha clausurado Enrique Ruíz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que ha nombrado y explicado las acciones que está llevando la comunidad para asistir y ayudar a la población de Ucrania.

Por ejemplo, a nivel hospitalario, se van a ofrecer más de 1.500 camas, de las que alrededor del mil corresponden al Hospital Zendal. También están asistiendo ya a 28 niños con cáncer procedentes de Ucrania. Y ofrecerán vacunación frente a la COVID, plazas sociales y escolares, así como voluntarios para distintas acciones. "No estáis solos. Ucrania puede contar con Madrid. Nuestros profesionales están siempre dispuestos", ha asegurado.