Las alteraciones en la alineación de la dentadura es un problema de salud pública poco visibilizado en México. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se ha comprobado que más del 60% de la población tiene esta condición.

México registra una mayor prevalencia de maloclusión en mujeres, lo que representa el 60% de los casos. En particular, el fenómeno social es de gran impacto en el tratamiento de esta condición, pues la gran mayoría de los mexicanos tiene acceso a menos de una visita anual al odontólogo.

Consecuencias de la maloclusión

La principal consecuencia de la maloclusión es la acumulación de sarro que a su vez se convierte en caries y puede avanzar a las encías, lo que provoca enfermedades periodontales.

No tratar este tipo de manifestaciones favorece la pérdida de piezas dentales, de acuerdo con estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México, la pérdida de una pieza dental perjudica la posición de otras piezas, sobre todo si tienen que ver con un traumatismo.

¿Cómo corregirla?

Tania Pozos, odontóloga privada, recomienda tratar la maloclusión de manera temprana para prevenir la evolución de caries. Hoy la discusión entre los especialistas odontólogos se encuentra en definir si la ola de alineadores dentales son la mejor opción para tratar esta condición.

La ortodoncia invisible o de alineadores se ha convertido en una opción de bajo costo, sin embargo, requiere del apego del paciente para tener resultados favorables. Las actualizaciones refieren que la ortodoncia convencional puede tener consecuencias no deseadas por fallas en control de la fuerza que puede soportar el hueso dental.

¿Quién es candidato?

Sólo los especialistas pueden determinar quién es candidato a utilizar ortodoncia por alineadores u ortodoncia convencional, hay factores a considerar como la edad del paciente, la salud bucal, es decir, que no haya caries u otros padecimientos y las condiciones óseas.

Un factor importante que incide en resultados positivos es la adherencia en el tratamiento de los alineadores, ya que un uso irregular puede terminar en la recomendación de una ortodoncia convencional.

De manera general se recomienda tener una alimentación balanceada que incluya elementos fundamentales como las vitaminas C, E y D. Así como apegarse al cepillado diario con pasta dental fluorada para los adultos.