Tal y como avanzaba ayer en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros Salvador Illa, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado la Orden que fija el uso obligatorio de mascarillas en la vía pública y en espacios cerrados cuando no se pueda garantizar el cumplimiento de la distancia mínima de seguridad, fijada en dos metros.

Preguntado acerca de por qué se toma esta decisión ahora, en una fase con muchos menos casos de COVID-19, y no en los momentos más acuciantes de la epidemia, Illa ha recordado que todas las decisiones y protocolos están en permanente revisión. “En esta fase de desescalada nos ha parecido que era conveniente dar este paso. Lo hemos consensuado con las comunidades autónomas y hemos escuchado a los expertos. Nos ha parecido una medida de precaución, cautela y seguridad”, ha explicado.

llla ha resaltado que las mascarillas serán distribuidas por “distintos canales” ya en uso, como superficies u oficinas de farmacia, tal y como estaba ocurriendo hasta ahora. Con respecto a su precio, ha recordado que está fijado por Orden de Sanidad en 0,96 euros. Sobre la posibilidad de ofrecerlas de forma gratuita a determinados colectivos, ha pasado esta responsabilidad a las comunidades autónomas.

Material y principios activos de aprovisionamiento

Por otra parte, el Consejo de Ministros ha acordado contratar el suministro de 45 kilogramos del principio activo cisatracurio para hacer frente a la crisis del COVID-19. Esta compra, realizada a la farmacéutica Wavelength Enterprises LTD. por un importe de 2.009.000 euros, se llevará a cabo en virtud del Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19.

El cisatracurio es un principio activo que tiene propiedades bloqueantes neuromusculares, cuya administración continuada permite la ventilación mecánica de los pacientes en unidades de cuidados intensivos. La situación creada con el avance exponencial del COVID-19 hace que a nivel mundial se haya incrementado la demanda de consumo de medicamentos que contienen este principio activo, con una especial incidencia en España.

Asimismo, el Ministerio de Sanidad de Sanidad ha informado hoy en Consejo de Ministros de la compra de tres millones de monos desechables, por un importe total de 56.209.346,81 euros, con el objetivo de dar respuesta a las excepcionales dificultades de abastecimiento existentes en el Sistema Nacional de Salud en el momento en el que se inició la lucha contra la COVID-19.

En esta misma línea, el Gobierno ha distribuido en la última semana cerca de 9,6 millones de mascarillas quirúrgicas a través de un nuevo sistema de reparto que combina la solicitud de cantidades concretas por parte de las CCAA y el cálculo realizado por el Ministerio de Sanidad para el mantenimiento de una reserva estratégica a nivel autonómico de, al menos, cinco semanas de consumo. El objetivo de esta distribución planificada, que inicialmente tendrá periodicidad semanal, es agilizar la identificación de necesidades de refuerzo de material sanitario declaradas por las Comunidades y ciudades autónomas.

Por último, también hoy se ha iniciado la distribución de más de 5 millones de guantes de nitrilo por petición manifiesta de las comunidades autónomas al Ministerio de Sanidad en el seno del Consejo interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). Este reparto da respuesta a la situación trasladada por las comunidades y ciudades autónomas y se repartirán, en total, 5.174.000 guantes de nitrilo. La mayor parte de esta partida (4.130.000 unidades) corresponde a compra realizada por el Ministerio de Sanidad, mientras que los 1.044.000 millones de guantes restantes han sido donados por UNICEF.