Mantener el colesterol en rango es clave en prevención secundaria