E.P.-La falta de hierro en escolares y personas adultas dificulta el rendimiento escolar, la resolución de problemas matemáticos y la desenvoltura con el lenguaje, lo que ocasiona dificultades tanto a la hora de tomar decisiones en el ámbito laboral como la obtención de peores calificaciones en el caso de los escolares. La falta de este nutriente en la alimentación se debe, principalmente, a un cambio de los hábitos dietéticos en España, según alertó la doctora Cristina Campoy, miembro del Grupo de Estudios en Nutrición y Alimentación (GENA) y profesora de Pediatría de la Universidad de Granada.

Campoy advirtió, asimismo, que la carencia de hierro, que afecta al 10-12 por ciento de la población infanto-juvenil española, se acentúa en el caso de las mujeres (14-15 por ciento), frente al 12 por ciento de los varones, motivada, sobre todo, por la menstruación.

Déficit durante el embarazo

Además, añadió que "todas las embarazadas están por debajo de las recomendaciones, en cuanto a niveles de hierro".

En este sentido, subrayó que el déficit de este elemento en el embarazo fomenta un peso escaso en los bebés y un desarrollo neurológico deficiente además de carencias en el sistema nervioso central si la falta se produce durante la lactancia, puesto que el hierro participa en la hemoglobina y proporciona oxígeno a los tejidos.

Para solucionar este tipo de problemas, esta experta en Nutrición sugiere el consumo de alimentos que contengan importantes cantidades de hierro HEN como hígado, paté, filete de cerdo y ternera, cordero, así como pescados como almejas, percebes, mejillones y merluza, al mantenerse el 25 por ciento en el organismo.En el caso de los productos con hierro no HEN, como las verduras de hoja verde, las legumbres y los frutos secos, sólo un 5 por ciento perdura en el cuerpo.