En México cada año se detectan más de seis mil casos de cáncer de colon, de los cuales alrededor de 4.000 mueren por llegar en etapas tardías, advirtieron especialistas en Oncología en el marco del Día Mundial de esta enfermedad que se conmemora cada 31 de marzo.

A nivel mundial, este tipo de cáncer ocupa el tercer lugar en causa de muerte en hombres y el segundo en mujeres, señaló la Dra. Erika Betzabé Ruiz, oncóloga médica del Servicio de Tumores Gastrointestinales del Instituto Nacional de Cancerología (InCan) y directora del Centro de Infusión Superare, ubicado en la Ciudad de México.

Un factor de riesgo que ha incrementado los casos en pacientes mexicanos son la obesidad y el sobrepeso, ya que México ocupa el segundo lugar a nivel mundial.

La especialista hizo un llamado a la población a estar atentos a síntomas como estreñimiento, inflamación, evacuaciones, sangrados,  dolor abdominal intenso, debido a que muchos pacientes son diagnosticados con colitis o amibiasis, cuando en realidad se trata de alguno de los tres tipos de cáncer colorrectal: el CCR esporádico que supone el 70% de todos los casos, CCR hereditario (5-10%) y CCR familiar (20%).

El Dr. Samuel Rivera, presidente de la Sociedad Mexicana de Oncología (SmeO), advirtió que una dieta rica en grasas, procesos inflamatorios frecuentes y el sedentarismo, favorecen el cáncer en el colon, por lo que recomendó una alimentación equilibrada con una ingesta mayor de verduras y frutas y la realización de ejercicio constante, así como tener evacuaciones regulares  y acudir al médico, ya que entre más temprano se detecte el cáncer más oportunidades de sobrevida tiene el paciente.

Los especialistas aseguran que las posibilidades de recuperación de un paciente con cáncer de colon son mayores si se es detectado a tiempo, es decir, si el cáncer se encuentra sólo en el revestimiento interior del colon (Etapa I); o se diseminó a través de la pared del colon (Etapa II); o bien a los ganglios linfáticos (Etapa III); u otros lugares del cuerpo (Etapa IV o avanzada). Asimismo si el cáncer bloqueó o produjo un agujero en el colon o si queda alguna célula cancerosa después de la cirugía.

De acuerdo con el Dr. Horacio Astudillo, director nédico de Nanopharmacia Diagnóstica, especializado en biología molecular, las investigaciones recientes para encontrar la causa del cáncer han logrado detectar que la carga genética es muy importante a la hora de desarrrollar un cáncer de colon. Hoy se sabe que alteraciones genéticas pueden ayudar a determinar el mejor tratamiento para un paciente, dando paso a la medicina personalizada en México.

Las pruebas moleculares permiten identificar a los pacientes candidatos a terapia dirigida y personalizada para aumentar la supervivencia y evitar toxicidades innecesarias. En México el uso de estas pruebas genómicas es reciente, pero afortunadamente su utilización está creciendo, ya que se ha identificado mutaciones de los genes KRAS entre el 36 y 40% de los pacientes y mutaciones de los genes NRAS entre el 1 a 6% de los casos confirmados.

“El enfoque actual basando en los estándares para el tratamiento de los pacientes con cáncer de colon metastásico recomienda al menos analizar ambas mutaciones para predecir la respuesta a terapias dirigidas anti-EGFR”, señaló el especialista.

Una  de las nuevas pruebas que se realiza en México es la denominada Total Colon, la cual está integrada por los genes KRAS/NRAS/BRAF e inestabilidad microsatelital (MSI) la cual ayuda a predecir de manera precisa la respuesta al tratamiento con inhibidores anti-EGFR, además del análisis AGT 50, que puede predecir mecanismos de resistencia gracias al estudio de los 50 genes de mayor importancia clínica en la Oncología.

El cáncer de colon es una enfermedad que se puede curar si se diagnostica correctamente y en etapas tempranas, por lo que ya no es un sinónimo de muerte, concluyeron los expertos.