Los colegios y las organizaciones sindicales del País Vasco vienen denunciando desde hace tiempo la emigración de médicos al extranjero en busca de mejores condiciones laborales. Y lo denuncian porque en Osakidetza hay escasez de facultativos en muchas especialidades, a pesar de la macro-OPE que el departamento de Salud de la consejera Nekane Murga tiene en marcha.

Pero las facilidades que tienen los profesionales a nivel laboral, la opción de compatibilizar la atención a los pacientes con la investigación, y los mejores salarios, al tiempo de la posibilidad de continuar su formación para especializarse en una nueva área clínica hacen que los profesionales se queden en otros países donde valoran su formación.

La mayoría de los sanitarios vascos que han carecido de estabilidad – y que han optado por irse a otros países comunitarios 1. 037 y cerca de 500 enfermeras- se han formado en la Comunidad Autónoma Vasca (CAV), según los datos que adelantan el Sindicato Médico de Euskadi (SME) y SATSE de Bizkaia.

Lo normal durante los primeros años es encadenar contratos temporales, esto afecta en Osakidetza a un tercio de la plantilla. Por ello, muchos de ellos son los que deciden abandonar Euskadi e irse a trabajar fuera del país.

Jubilación de la plantilla

De aquí a diez años el 38 por ciento de los 13.854 facultativos del País Vasco habrán llegado a la edad máxima de jubilación, fijada en los 68 años para los médicos y en los 70 para los que además ejercen la docencia en la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Por otro lado, las plazas MIR previstas este curso en el País Vasco son de 453. En este sentido, el colegio de médicos de Bizkaia, presidido por Cosme Naveda,  ha subrayado en numerosas ocasiones que la cifra era muy inferior a las que se necesita en la comunidad vasca. Desde el departamento de Salud sostienen que no existe falta de facultativos, más bien todo lo contrario, consideran que nunca han tenido tantos profesionales contratados.

Porque en total son 26.543 funcionarios y alrededor de 12.000 trabajadores temporales, según los datos dados a conocer por las centrales sindicales.

Para sostener la plantilla, el Gobierno autonómico destina más de 60 millones de euros. Además, la responsable de la Sanidad vasca indica que existen más residentes que nunca formándose en los hospitales de referencia del País Vasco, con la incorporación de 453 MIR nuevos este curso. Desde la Consejería se fijan como objetivo aumentar la cifra, al tiempo de continuar “con profesionales del primer nivel”, remacha Murga.