La Comisión Europea ha desvelado este lunes los primeros datos sobre el uso de los fondos europeos de la Iniciativa de Respuesta al Coronavirus (CRI, por sus siglas en inglés). Gracias a la misma, se dio a los Estados miembros la posibilidad de reasignar ayudas del Fondo Social Europeo o del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) a combatir las consecuencias de la enfermedad.

Entre los mismos, se ha desvelado que España ha sido el país que más ha utilizado el recurso de los Fondos de Cohesión. En concreto, las comunidades autónomas han reprogramado hasta ahora 1.525 millones de euros procedentes de la Política de Cohesión. El objetivo de estos fondos ha sido el de reforzar los sistemas sanitarios durante la pandemia.

Respecto a dónde han ido dirigidos estos fondos europeos, los mismos se han utilizado para la adquisición de productos sanitarios y para mejorar la capacidad hospitalaria. Así, se han adquirido unos 938.000 productos de protección personal y casi 2.200 ventiladores. Por otra parte, se han aumentado 3.786 camas en los hospitales. También se ha ayudado a 8 laboratorios a mejorar su capacidad diagnóstica.

Por regiones, estos fondos se han utilizado más en Castilla La-Mancha. En la misma, se han reprogramado 308 millones de euros. La siguen la Comunidad Valenciana con 269 millones de euros y Andalucía con 200 millones.

Distribución de los fondos europeos

En total, los Estados miembros han reasignado 4.100 millones de euros de la Política de Cohesión a reforzar sus sistemas sanitarios. Esta cifra se irá actualizando durante los próximos meses. Además, han utilizado 8.400 millones para conceder ayudas o préstamos al tejido empresarial de cada país y han canalizado 1.400 millones en ayudas a la ciudadanía.

Después de España, los países que más han utilizado estos fondos europeos han sido Rumanía (800 millones), Polonia (660 millones), Italia (447 millones) y Grecia (278 millones). Sobre estos datos se ha manifestado el presidente del Comité Europeo de las Regiones (CdR), Apostolos Tzitzikostas. El mismo ha insistido en que las regiones españoles están entre las más vulnerables de la UE al impacto económico de la pandemia. Pese a ello, ha reconocido que están haciendo “un gran trabajo” en unas circunstancias “muy complicadas”. Como ejemplo, ha indicado que la plataforma de intercambio de mejores prácticas y propuestas que ha puesto en marcha el CdR está “llena de ejemplos de las regiones españolas”.