Más del 50 por ciento de las trasfusiones sanguíneas que se realizan en todo el mundo son evitables e innecesarias e incrementan la tasa de mortalidad de los pacientes, así como la de infecciones nosocomiales que se multiplican por dos. “En España, pese a que no se tiene un dato global, estamos en la media del resto de los países lo que indica que tenemos por delante un amplio margen de mejora en este sentido”, así lo ha explicado a EL MÉDICO la doctora Elvira Bisbe, directora y coordinadora del Proyecto MAPBM (Maturity Assessment Model in Patient Blood Management).

Entre las principales causas de este elevado número de trasfusiones evitables, la especialista señala: la falta de aplicación de las últimas evidencias científicas recogidas en las guías de práctica clínica, o el escaso desarrollo de programas de Manejo de Sangre del Paciente -conocidos por sus siglas en inglés PBM- que siguen las recomendaciones de la OMS de 2010 y de la Unión Europea de 2017.

Según los indicadores claves analizados en el Proyecto MAPBM, en España hay una gran variabilidad transfusional por procedimiento en cirugías regladas. Por poner un ejemplo, “en las cirugías de prótesis de rodilla nos encontramos con hospitales que transfunden el 0 por ciento y otros que lo hacen en el 40 por ciento de los casos; cuando lo considerado normal sería por debajo del 5. Una gran variabilidad que nos da una idea de que se pueden hacen mejor las cosas en los procedimientos de alto consumo que están muy estandarizados”, asegura Bisbe, quien ejerce como anestesióloga en el Hospital del Mar y coordina el Anemia Working Group España (AWGE).

Las complicaciones más frecuentes que se derivan de la sobre transfusión son la sobrecarga circulatoria, también conocida como síndrome TACO (transfusion adverse cardiovascular overload) o la lesión pulmonar aguda. Curiosamente, la transmisión de enfermedades víricas, un inconveniente en el que se suele pensar al hablar de complicaciones por transfusiones, suelen ser las menos habituales.

En cualquier caso, estos inconvenientes se traducen en la duplicación de las infecciones nosocomiales que empeoran la evolución del paciente, alargan las estancias hospitalarias en casi dos días más lo habitual, e incrementan la mortalidad. Problemas asociados a un crecimiento del gasto sanitario, no en vano el coste de las altas con transfusión sanguínea es 1,83 veces superior a la media, lo que supone un 7,8 por ciento del gasto total.

Varias estrategias

Con el fin de minimizar el riesgo de la transfusión, los programas de PBM se basan en 3 pilares de actuación enfocados a: preservar la sangre del propio paciente, a minimizar las hemorragias, y a optimizar las condiciones del paciente antes de la cirugía.

A juicio de la doctora Bisbe, no existe una única estrategia a aplicar, sino que se tiene que trabajar en varios niveles. “Para ello, contar con la foto que nos ofrece el proyecto MAPBM para saber dónde está cada hospital y hasta dónde pueden llegar; o contar con unas recomendaciones de los servicios de salud de cada comunidad autónoma para sus hospitales adscritos, son medidas que contribuirán mucho a que los centros optimicen las tasas transfusionales por procedimientos”.

En este contexto, el Proyecto MAPBM -puesto en marcha en nuestro país en 2014- tiene como objetivo prioritario ofrecer a los hospitales, herramientas y guías prácticas con protocolos consensuados por un amplio grupo de expertos que puedan implementar para reducir las transfusiones innecesarias o inapropiadas.

Una de las novedades de este año, tal como nos ha avanzado la doctora Bisbe, es que el MAPBM se ha adscrito al Instituto Municipal de Investigación Medicina (IMIM), lo que le permitirá contar con una amplia base de datos de unos 200.000 procedimientos con los que analizar cuáles son los indicadores más potentes que se tienen que tener en cuenta para optimizar y reducir las transfusiones.

II Premios MAPBM

En el marco de la reunión anual de los más de 60 hospitales adheridos, celebrada ayer en Madrid, se ha hecho entrega de los II Premios MAPBM, organizados por el Grupo de investigación del programa y Vifor Pharma. Se han concedido 9 premios para los mejores hospitales en las tres categorías establecidas.

Como mejor hospital sin cirugía cardíaca con mejores resultados en el índice MAPBM ha sido reconocido el Consorci Corporació Sanitària Parc Taulí de Sabadell; el reconocimiento al hospital con cirugía cardíaca ha sido para el Centro Médico Teknon de Barcelona; y el Hospital Clínic, también de Barcelona, el premio al hospital con mayor incremento anual en el mencionado índice.

Los hospitales premiados han sido valorados en base a los criterios que establece el propio modelo de evaluación MAPBM que permite ver el grado de integración de las estrategias PBM en sus procesos asistenciales y los resultados obtenidos en seguridad y eficiencia. En concreto, se han tenido en cuenta los siguientes parámetros: estructurales (organización, formación y sistemas de información); procesos (optimización del volumen sanguíneo, minimización de la hemorragia y optimización de la tolerancia a la anemia); y resultados (índice transfusional, complicaciones, mortalidad, estancia, y reingresos a 30 días), ajustados por casuística, sexo, edad y comorbilidades.

Los 9 hospitales premiados han agradecido este reconocimiento porque como todos han coincidido, supone una gran satisfacción ver cómo la iniciativa, puesta en marcha hace unos años, está dando sus frutos.