Los factores de riesgo cardiovascular en la población adulta española son una de las principales preocupaciones en el Día Mundial del Corazón. Según la Fundación Española del Corazón, casi el 60 por ciento  de los españoles tiene dos o más factores de riesgo cardiovascular.

En concreto, el 22,2 por ciento de los españoles sufre hipertensión; el 22,8 por ciento hipercolesterolemia; el 7,1 por ciento diabetes; el 33,8 por ciento sobrepeso; el 16,7 por ciento obesidad; el 19,4 por ciento sedentarismo; el 17,4 por ciento estrés; el 15,9 por ciento tabaquismo y el 36,2 por ciento falta de sueño.

De los mismos, cabe reseñar que la falta de sueño, el estrés y el sedentarismo son más frecuentes en las mujeres que en los hombres. Ellos sufren más hipertensión, diabetes, sobrepeso, obesidad y tabaquismo. Por sexos, un 58,7 por ciento de los hombres presenta varios de estos factores, frente al 56,1 por ciento de las mujeres.

Con relación al hábitat, el estrés (19,2 por ciento) afecta más a aquellos que viven en núcleos de población de más de 100.000 habitantes. De forma contraria,  factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia y el sobrepeso son más comunes entre aquellos que viven en lugares de menos de 10.000 habitantes.

El impacto de los factores de riesgo cardiovascular

Carlos Macaya, presidente de la FEC, alerta del peligro que esto supone. “No podemos considerarlos como riesgos independientes y sumatorios”. Como explica el experto, “la presencia de dos o más de ellos multiplica exponencialmente el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un ictus”.

Por otra parte, tener varios factores de riesgo cardiovascular es más común en la población de mayor edad. El 70,4 por ciento de los españoles de 55 años o más tienen dos o más factores de riesgo. Este dato que baja hasta el 53,9 por ciento en la franja de edad comprendida entre los 36 y los 54 años. Asimismo, se reduce al 41,6 por ciento en los españoles de entre 16 y 35 años.