En España más de un 40 por ciento de los pacientes con migraña está sin diagnosticar, y más del 50 por ciento se automedica con analgésicos sin receta, circunstancias que solo ayudan a cronificar su enfermedad. Son datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), con motivo de la celebración el 22 de julio del Día Mundial del Cerebro. El objetivo de las instituciones sanitarias es reducir estas estadísticas “para mejorar la calidad de vida de los pacientes”, así como optimizar el diagnóstico temprano y el acceso a un tratamiento efectivo.

La migraña afecta en España a más de cinco millones de personas, de los cuales más de un 70 por ciento presenta una discapacidad grave y un 14 por ciento, moderada. Esta patología es crónica en más de 1,5 millones de personas, que experimentan dolor de cabeza 15 o más días al mes. La migraña crónica supone una reducción de la productividad, la alteración de la calidad de vida y una discapacidad de cuatro a seis veces mayor que la migraña episódica.

Sonia Santos, coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN, ha manifestado que “la migraña es mucho más que un dolor de cabeza”. “Afecta a una de cada siete personas y, junto con otros dolores de cabeza, es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha catalogado la migraña como la sexta enfermedad más incapacitante y la segunda dentro de las enfermedades neurológicas.

En 2019 el Día Mundial del Cerebro está dedicado a concienciar sobre esta enfermedad, y en esta edición se están utilizando en redes sociales las etiquetas #worldbrainday y #thepainfultruth. La Federación Mundial de Neurología (WFN) calcula que, a pesar de que afecta a más de mil millones de personas en todo el mundo, la migraña sigue siendo muy poco reconocida, diagnosticada y tratada y que, además, carece de apoyo en la investigación.

La SEN define la migraña como una enfermedad neurológica caracterizada porque los pacientes presentan dolor de cabeza moderado-intenso asociado a síntomas como náuseas, sensibilidad a la luz, al sonido, vómitos y dificultad para la concentración. El paciente suele tener comorbilidades como la ansiedad, el dolor crónico o la depresión.

Cronificación de la migraña

Respecto a la cronificación, Sonia Santos ha explicado que suele deberse a que un alto número de pacientes no acude al médico para obtener un diagnóstico y tratamiento. Además, muchas personas se automedican con analgésicos sin receta. “Es necesario mejorar los estándares de atención para que todos los pacientes reciban la ayuda necesaria. Muchas personas en España están a la espera de un diagnóstico correcto o, incluso, a pesar de ser diagnosticados, no reciben el tratamiento adecuado”.

En opinión de esta especialista, “proporcionar a los pacientes una atención adecuada ayudaría enormemente a disminuir la carga socioeconómica asociada a esta enfermedad”. “Afortunadamente existen muchos tratamientos, tanto sintomáticos como preventivos- muy eficaces y en los próximos años se aprobarán nuevas terapias específicas que ampliarán las posibilidades terapéuticas”, comenta la Dra. Sonia Santos.