El Área de Neurólogos Jóvenes de la Sociedad Española de Neurología (SEN) ha realizado una encuesta para conocer el impacto de la pandemia en sus residentes. La misma se realizó en el mes de junio de 2020. Contó con la participación voluntaria de médicos residentes de Neurología de 63 hospitales de toda la geografía nacional.

Entre las conclusiones más destacadas está el hecho de que más del 84 por ciento de los entrevistados atendieron pacientes con COVID-19. Además, solo el 11 por ciento lo hizo exclusivamente desde el Servicio de Neurología. Sin embargo, solo un 31 por ciento de los mismo admitieron haber dispuesto de EPIs en todo momento. No obstante, el 18 por ciento de los residentes de Neurología contrajo la infección por coronavirus.

En cuanto a cómo impactó el contagio en su salud, el 3,7 por ciento requirió ingreso en planta de hospitalización. Respecto a otros síntomas de la infección, los más frecuentes entre los residentes fueron: cefalea, mialgias o astenia (59,5 por ciento). También mencionaron otros síntomas comunes como fiebre (55,5 por ciento) y anosmia o ageusia (48 por ciento). Por otra parte, el 40 por ciento tuvo un cuadro respiratorio y un 15 por ciento síntomas digestivos.

Impacto personal en los residentes de Neurología

Por otra parte, con estos datos, la encuesta profundizaba en cómo había afectado a a los residentes de Neurología a nivel personal esta pandemia. Más del 50 por ciento experimentaron ánimo depresivo, el 49,5 por ciento, ansiedad y el 42,5 por ciento, insomnio durante los primeros meses de la pandemia.

La encuesta también recogía un apartado sobre las implicaciones laborales post-COVID. El 45 por ciento de los residentes consideran que la pandemia les afectará negativamente, frente al 41 por ciento que piensan que ni les perjudicará ni beneficiará. No obstante, casi el 55 por ciento de los encuestados de último año de residencia tenían ya alguna oferta laboral.

Por último, el 82,8 por ciento de los médicos residentes de Neurología considera que su formación se ha visto gravemente afectada. Principalmente, por la pérdida de rotaciones no recuperables. También por la disminución del número de guardias propias de la especialidad o por la disminución en el número de pacientes neurológicos atendidos. Por esa razón, el 66,5 por ciento desearía prolongar el periodo de formación de su residencia.