Los espacios verdes pueden mejorar la calidad del aire y reducir las muertes por enfermedades cardíacas, según una investigación preliminar que se presentará en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón 2020.

“Descubrimos que tanto el verdor como la calidad del aire estaban asociados con menos muertes por enfermedades cardíacas”, explica William Aitken, miembro de cardiología de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami y del Hospital Memorial UM / Jackson de Miami, en Estados Unidos.

El verdor es una medida de la presencia de vegetación (árboles, arbustos, pasto) a menudo evaluada por imágenes de la Tierra de la NASA y otros métodos.

Aquí, los investigadores utilizaron el Índice Vegetativo de Diferencia Normalizada (NDVI por sus siglas en inglés), que mide las longitudes de onda de la luz solar visible e infrarroja cercana reflejada desde la superficie de la Tierra a través de imágenes de satélite de la NASA. Un índice más alto corresponde a una vegetación más saludable, ya que la clorofila generalmente absorbe la luz visible y refleja la luz del infrarrojo cercano.

En este estudio transversal realizado utilizando datos nacionales de calidad del aire, verdor y censos de 2014-2015, los investigadores midieron la vegetación por condado en Estados Unidos y lo compararon con las tasas nacionales de mortalidad por enfermedades cardiacas del Atlas interactivo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

También superpusieron datos de las mediciones de la calidad del aire de la Agencia de Protección Ambiental de material particulado para cada condado y la información de la Oficina del Censo sobre edad, raza, educación e ingresos por condado.

El análisis encontró que por cada 0,10 unidades de aumento en el verdor, las muertes por enfermedades cardíacas disminuyeron en 13 muertes por cada 100.000 adultos. Los valores de verdor (NDVI) oscilaron entre 0,00 y 0,80 y por cada aumento de 1 microgramo de material particulado por metro cúbico de aire, la muerte por enfermedad cardíaca aumentó en aproximadamente 39 muertes por cada 100.000 adultos.

“Encontramos que las áreas con mejor calidad del aire tienen mayor verdor, y que tener mayores medidas de verdor, a su vez, se relaciona con tener una menor tasa de muertes por enfermedades cardíacas”, añade Aitken, quien colaboró en la investigación con científicos de salud pública de la Universidad de Miami.

“Dados los posibles beneficios cardiovasculares de las medidas más ecológicas, es importante que el diálogo sobre la mejora de la salud y la calidad de vida incluya políticas ambientales que apoyen el aumento de la ecología –añade–. Los formuladores de políticas deben apoyar la ecología a través de esfuerzos que promuevan la justicia ambiental a través del acceso equitativo a espacios verdes, aire limpio y agua limpia, además de minimizar la exposición a los peligros”.

Los investigadores esperan que sus resultados alienten los ensayos clínicos que utilizan intervenciones en entornos construidos (por ejemplo, plantación de árboles para aumentar la presencia de vegetación y el verdor) para mejorar la salud cardiovascular. “Realizaremos un estudio longitudinal en Miami para evaluar si los cambios en el verdor del vecindario a lo largo del tiempo están asociados con cambios en las enfermedades cardiovasculares”, señala Aitken.