La toma inadecuada de la medicación, la falta de continuidad en el seguimiento de hábitos de vida saludable,  y sobre todo,  la alta tasa de abandono del tratamiento, son los principales problemas a los que se enfrenta hoy la osteoporosis. Así lo percibe la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO), cuyo presidente, Manuel Díaz-Curiel, declaraba que "luchar contra esta prevalencia se consigue con prevención, con un diagnóstico precoz, y con un cumplimiento del tratamiento, porque si no estamos gastando una serie de recursos sin que se consiga una buena terapia". De hecho, se estima que dos de cada tres mujeres con osteoporosis no cumple adecuadamente con su tratamiento. Es por ello, que este 20 de octubre, Día Mundial de la Osteoporosis, el lema es "ama tus huesos", en un intento de implicar más al paciente. "Esta es una epidemia silenciosa, porque si no hay fractura, no duele". Precisamente en este punto radica uno de los principales problemas en el cumplimiento de la medicación, el silencio, es decir, el hecho de que la paciente no percibe un efecto directo en su salud. "El problema es que, probablemente por falta de comunicación, la mayoría de los tratamientos médicos no se cumplen, y hay un gran abandono del tratamiento, ya que al ser una enfermedad que no duele, el paciente no ve la mejoría", insiste Díaz-Curiel. Todo ello supone no sólo un perjuicio para la salud del paciente, y un retroceso en la lucha contra la enfermedad en general, sino también un derroche de los recursos.

La herramienta que tiene el médico para solucionar este problema es simple, mejorar la relación médico paciente. "Tenemos que contar con la confianza del paciente en el médico, y en la confianza del médico en el fármaco", propone el presidente de la FHOEMO. Actualmente existe una importante oferta farmacológica, de la que además existen múltiples estudios de su probada eficacia. En cuanto a los efectos adversos, otro de los motivos del abandono de la medicación, junto a otros como la falta de motivación o la retirada por terceros, el médico también debe de contar con la colaboración del farmacéutico en la resolución de dudas.

Otro aspecto importante a la hora de avanzar en esta enfermedad, es la detección precoz, es decir, antes de que aparezca la fractura. Para ello hay que insistir en la realización de densitometrías en pacientes que acumulen factores de riesgo.

Incidencia y factores de riesgo

Aunque aún no existe la identificación de un gen de la osteoporosis, pese a que ya hay investigaciones al respecto que anuncian la existencia de varios genes,  si que está demostrado que existe una incidencia genética. Pero además de la genética existen otros factores de riesgo como los antecedentes personales de fractura, o los hábitos poco saludables como el tabaco o el exceso de alcohol. Se calcula, por tanto, que una de cada tres mujeres mayores de 50 años sufrirá una fractura vertebral.

Hoy la osteoporosis afecta a 3,5 millones de personas en España, de entre las cuales, un 25 y un 30 por ciento de las fracturas se producirán en hombres, que también se ven afectados por otros factores de riesgo como el hecho de ser hipogonadal.

Para prevenir todo ello, los tres pilares básicos que se quieren promocionar en el Día Mundial de la Osteoporosis son claros, tener una dieta rica en calcio, realizar ejercicio físico que fortalezca la musculatura y ayude a prevenir las fracturas, e incluir la vitamina D en la alimentación, si bien también es bueno aprovechar los paseos al sol, para que la piel absorba también esta vitamina.