Los accidentes, en su mayor

parte caídas, son la quinta

causa de mortalidad en los

mayores de 65 años y ocasionan,

en muchos casos secuelas

importantes en forma de fracturas

o inmovilización.

Algunas circunstancias

asociadas a la edad, como el

deterioro de la vista, el oído y

el aparato locomotor actúan

como factores de riesgo para

que se produzca una caída,

pero existe una amplia gama

de medidas que pueden evitarlas:

” Eliminar las alfombras o

fijarlas al suelo.

” Usar calzado ajustado y

antideslizante.

” Revisión periódica de

la vista, el oído y los pies.

” Instalar aparatos salvaescaleras.

” Utilizar un bastón o

un andador en el que apoyarse.

” Extreme las precauciones

si está bajo tratamiento

con ansiolíticos.