E.P.- La mayoría de los médicos de familia no tiene la suficiente información sobre los alimentos modificados genéticamente, no obstante, aseguran que recomendarían el consumo de estos productos, según una encuesta realizada a 1.231 facultativos en el marco del XXII Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). Concretamente, los resultados del citado estudio muestran que el 56 por ciento de médicos encuestados aseguran tener una percepción "claramente positiva" sobre estos productos, y se destaca que una amplia mayoría de los doctores consultados había oído hablar de los alimentos transgénicos, aunque manifestó "no tener suficiente información" al respecto. En este sentido, mostraron interés en ampliar sus conocimientos, fundamentalmente en lo relativo a la seguridad.

Además han indicado que lo que conocen sobre el tema lo han obtenido de la Administración, de diversas publicaciones, de las Sociedades y Congresos científicos y del propio colectivo médico. En cambio, señalan en este estudio, que ha sido hecho público por la Fundación Antama, que las noticias procedentes de los medios de comunicación y las organizaciones ecologistas merecen escasa credibilidad para el 40 por ciento de los facultativos consultados.

Sin embargo, el 3,5 por ciento de los encuestados que ha expresado una clara percepción negativa y cree que los alimentos transgénicos no van a tener impacto en el futuro. Estos profesionales se han mostrado "especialmente preocupados" por la posible alergenicidad de los alimentos modificados genéticamente y consideran que la fuente de información más fiable son las organizaciones ecologistas.

Los encuestados consideran que los beneficios más importantes de los alimentos modificados genéticamente es que no han precisado el uso de fitosanitarios y que pueden "proporcionar un mayor contenido en vitaminas, más concretamente antioxidantes". La principal preocupación es su hipotética toxicidad así como la supuesta aparición de nuevas sustancias con potencial alergénico y la resistencia a antibióticos.