Un equipo de investigadores italianos han descubierto un mecanismo purificador que reprime espontáneamente las variantes patogénicas del ADN mitocondrial y promueve las variantes normales tendrá un papel decisivo en terapias para enfermedades mitocondriales, que están en el origen de muchas enfermedades raras.

El descubrimiento va a tener un fuerte impacto en las técnicas de substitución mitocondrial conocidas como de “3 padres”, según Jan Tesarik, científico y especialista en reproducción asistida,  que hace unos meses solicitó una autorización administrativa para utilizar, por vez primera en España, la técnica de “3 padres”. El equipo Mendoza-Tesarik fue pionero en el desarrollo de esta técnica, en el año 2000, de la que actualmente existen diferentes variantes y “se trata de determinar cuál de ellas será la más adecuada en cada paciente”.

Según Jan Tesarik, queda por resolver por qué este mecanismo no funciona siempre, permitiendo así que niños afectados puedan nacer. En todo caso, “la comprensión de los mecanismos purificadores naturales de la población mitocondrial puede ayudar a encontrar métodos terapéuticos nuevos para las enfermedades mitocondriales, más allá de la prevención de su transmisión, apuntando a una posibilidad de curar estas enfermedades raras en individuos ya nacidos”.