La Asociación Mexicana de Industria de Innovación Farmacéutica (AMIIF) ha presentado los resultados del estudio “Tiempos de acceso a la innovación farmacéutica. Actualización 2015-2020”, realizado por  IQVIA, empresa consultora de estudio de datos a nivel mundial.

El estudio revela cuánto tiempo le toma a los pacientes tener acceso a la innovación farmacéutica en México con el objetivo de mejorar los tiempos de acceso y poder generar una propuesta viable.

Para lograrlo se realizó un análisis de los procesos regulatorios.

Aprobación de innovadores en México tardan 57% más

Durante la presentación del estudio, Ángeles Martínez, directora de Consultoría para la región Norte de Latinoamérica en IQVIA, mostró los principales hallazgos, entre los que destaca:

  • Entre 2015 y 2020 un medicamento innovador en México tarda en promedio 4.3 años en estar disponible en hospitales públicos para los pacientes.
  • Este tiempo es casi el doble de lo que le toma a Brasil, es decir, 2.4 años, y hasta cuatro veces más que otros países de referencia del estudio, como por ejemplo, Alemania, Japón, Francia, EUA y Reino Unido.
  • El tiempo para obtener el registro sanitario ante la Cofepris fue 57% mayor en el lapso de 2019 al 2020 que entre 2017 y 2018.

Medicamentos de alta especialidad tardan 50% más que los primarios

Durante la presentación se estableció la diferencia en el proceso de aprobación por Consejo de Salubridad General, siendo que los de alta especialidad tienen un lapso 50% mayor que los medicamentos de primer cuidado.

En cuanto a las áreas terapéuticas se estima un promedio de 4.3 años, sin embargo, el área oncológica registra un lapso de hasta 5.2 años. El área cardiometabólica registra un promedio de 3.2 años, siendo México uno de los países con mayor incidencia en diabetes e infarto agudo al miocardio.

Este retraso representa una espera larga para los pacientes que necesitan tratamientos innovadores para poder disfrutar de una mejor calidad de vida.

La propuesta de IQVIA

Las áreas de oportunidad identificadas por el estudio se centran en reducir los tiempos que toma Cofepris para emitir el registro sanitario y en la adopción del Compendio Nacional de Insumos para la Salud.

Entre estas dos acciones, la espera para los pacientes mexicanos podría reducirse entre 1.5 años en comparación con Brasil y 1.7 años con todos los países de referencia.

Cristóbal Thompson, director ejecutivo de la Asociación Mexicana de Industrias de Innovación Farmacéutica (AMIIF), celebró la evidencia que arroja el estudio, pues considera que ayudará para construir soluciones de manera conjunta entre asociaciones de pacientes, sistema de salud, industria farmacéutica y autoridades regulatorias.

Durante esta presentación estuvo el Lic. Pablo Quiroga Adame, director ejecutivo de Fomento Sanitario de Cofepris, agencia regulatoria mexicana, quien reconoció sus rezagos y sugirió además un plazo de entre seis meses y un año para que IQVIA y AMIIF repitan el estudio y puedan verse reflejados los cambios en los tiempos de acceso a los innovadores.