La aplicación de la Medicina de Precisión en edema macular diabético fue uno de los temas claves del Simposio ‘Abordaje inflamatorio en EMD: Construyendo la medicina de precisión’, promovido por Allergan, an AbbVie company. Cabe recordar que este tuvo lugar en el marco del 25º Congreso de la Sociedad Española de Retina y Vítreo (SERV).

Como señalaron los expertos, cada vez está más cerca la individualización de la terapia a recibir por el paciente. Todo ello, gracias a la existencia de biomarcadores que permiten predecir la buena respuesta ante un abordaje inflamatorio de esta patología.

Aportaba más información Giacomo Panozzo, especialista en patologías de la retina y profesor en la European School for Advanced Studies in Ophthalmology (ESASO), en Suiza. De hecho, el mismo es el primer firmante del artículo publicado en el European Journal of Ophthalmology sobre la clasificación de ESASO. Esta clasificación tiene por objeto proporcionar a los oftalmólogos una herramienta simple, directa y objetiva, para clasificar el edema macular diabético. La misma, junto con la utilización de biomarcadores de imagen, está permitiendo la implantación de la medicina de precisión en edema macular diabético.

“La clasificación que presentamos, basada en las características de los biomarcadores obtenidos por OCT, permite una individualización del tratamiento no existente hasta ahora”, afirmó Panozzo.

Medicina de precisión en edema macular diabético

El objetivo de los tratamientos del EMD es evitar el deterioro de la mácula. Para ello se reduce el edema antes de que este se cronifique y el daño sea irreversible. Para la toma de decisiones acerca del tratamiento óptimo, los especialistas cuentan ya con una herramienta clave: los biomarcadores. Estos han demostrado su valor predictivo sobre la respuesta al tratamiento. De esta forma es posible individualizar la terapia al tener en cuenta el mecanismo fisiopatológico predominante en cada paciente. Es decir, avanzar en la Medicina de precisión en edema macular diabético.

El empleo de los biomarcadores juega un papel esencial a la hora de permitir la clasificación de ESASO.  Dicha clasificación es válida tanto para ojos naïve como para los ya tratados. Además,  independientemente de la naturaleza de la terapia que se estuviera siguiendo por parte del paciente.

El aspecto más relevante de esta clasificación es que permite estandarizar la situación en que se encuentran los pacientes. De esta forma, ayuda a tomar decisiones terapéuticas para los mismos. En palabras de. Panozzo, esta clasificación “es un instrumento más para mejorar la precisión en el abordaje del EMD. Permite a los especialistas tomar decisiones terapéuticas adecuadas a la situación y evolución del EMD de cada paciente, basándose en la evidencia científica”.