La puesta en marcha de la Medicina Personalizada de Precisión en la realidad cotidiana de los servicios sanitarios necesita la implementación de una serie de cambios a nivel organizativo y técnico. Por ello, la Fundación Instituto Roche considera imprescindible la aprobación de un plan nacional de Medicina Personalizada de Precisión como los que ya existen en otros países como Francia, Alemania o Finlandia.

Para impulsar dicho plan, la Fundación ha presentado su "Propuesta de Recomendaciones para una estrategia estatal de Medicina Personalizada de Precisión", en una jornada celebrada en el Hospital La Paz de Madrid. Dicha propuesta se trata de un documento de 56 recomendaciones elaborado por expertos de diversas áreas de la Medicina, con el aval de diez sociedades científicas.

Mirada al futuro

¿Por qué España necesita una estrategia de Medicina Personalizada de Precisión?, se ha preguntado Carlos López-Otín, uno de los expertos que ha participado en la realización de la propuesta. "El plan nacional de Medicina Personalizada de Precisión representa una aproximación hacia una Medicina más científica y eficaz, que puede ayudar a abordar problemas médicos que hoy apenas tienen respuestas y, sobre todo, porque mira hacia el futuro", ha dicho el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo.

López Otín, quien ha recordado el impulso realizado por la exministra de Ciencia e Innovación Cristina Garmendia, ha señalado también que en España ya hay "iniciativas de mucho interés, pero fragmentarias y descoordinadas". "Es necesario establecer un plan nacional y dotarlo de contenido real a todos los niveles incluyendo la regulación, la gobernanza, la formación, la cooperación, la traslación clínica y la investigación". El experto asturiano ha indicado también que "la Medicina Personalizada de precisión es necesaria, y debería ser sostenible si se hace bien". "Tenemos que preguntarnos cuál es el precio de no implementarla", ha planteado.

Retos en el ámbito económico

Respecto a los nuevos retos en Medicina Personalizada, los más complicados son los relacionados con el ámbito económico, según ha indicado Carlos Lens, subdirector general de Calidad de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad. "El conocimiento bioquímico y la información que nos proporcionan los receptores han supuesto un gran avance en el abordaje de diversas patologías. Gracias a la Medicina Personalizada, reconocemos dianas terapéuticas y también predictivas para identificar la subpoblación idónea para recibir una terapia, por ejemplo. Este gran salto cualitativo al que nos enfrentamos supone afrontar unos retos que son difíciles de entender en el terreno económico. El gestor debe decidir si hay disponibilidad presupuestaria suficiente para incorporar todas estas innovaciones. España sigue siendo el país más generoso en prescripción farmacéutica, a pesar de que todavía seguimos hablando de la insuficiencia económica para pagar las pensiones. nos están diciendo que el presupuesto es finito".

Aumento del porcentaje de PIB destinado a Sanidad

En su opinión, "si continúan subiendo los gastos sanitarios, habrá que hacer cambios en el marco general y no tendremos más remedio que aumentar el porcentaje de PIB que se destina a Sanidad". En este sentido, ha indicado que los profesionales sanitarios "tienen muchísimo que decir", puesto que tienen el mejor criterio "ante el gran dilema de la prescripción farmacéutica y la valoración de forma adecuada del beneficio de las nuevas terapias".

Plan Francés de Medicina Genómica

Para hablar de la experiencia de Francia ha intervenido Peggy Baudouin-Cornu, project manager del Centro de Referencia e Innovación del Plan Francés de Medicina Genómica (France Médecine Génomique 2025). Según ha comentado, el objetivo es mejorar la asistencia sanitaria a través de estrategias de diagnóstico y tratamiento más eficaces y seguras, con la aportación de soluciones para garantizar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

En la clausura de la jornada, Consuelo Martín de Dios, directora gerente de la Fundación Instituto Roche, ha comentado que la creación de una estrategia nacional para impulsar la Medicina Personalizada "es un gran reto, pero no hay alternativa". "Debemos apoyar esta idea si queremos que España no se quede atrás en la innovación y para afrontar el futuro con fortaleza".

Por su parte, Jesús Fernández Crespo, director del Instituto de Salud Carlos III, ha señalado que es el momento de ordenar "en un marco estratégico" las múltiples acciones individuales que ya están en marcha. "Se trata de un proyecto multidimensional, complejo y que debe apoyarse en los recursos y las capacidades que ya tenemos debidamente organizadas. La "Propuesta de Recomendaciones" que nos presenta la Fundación Instituto Roche es un buen documento y seguro que será de gran utilidad para el país".