Antonio Morente, Sevilla.- Más competencias para los médicos de Atención Primaria a la hora de pedir pruebas complementarias. Éste es el objetivo de uno de los cuatro grupos de trabajo que han puesto en marcha el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (SAMFyC) para analizar la actual situación de este nivel asistencial y mejorar las cuestiones que ahora son más problemáticas.

De los cuatro grupos, hay uno encargado de la continuidad asistencial, que es el que estudia la coordinación intersectorial y va a apuntar posibles ajustes en el actual mapa de pruebas complementarias. El presidente de la SAMFyC, Juan Manuel Espinosa, lo explica al asegurar que hay "pruebas asumibles desde Atención Primaria", con lo que no sólo se aumentan las competencias de los profesionales de este nivel sino que, de paso, se evitan "derivaciones innecesarias".

En general, el avance se puede dar sobre todo en pruebas de imagen y, por ejemplo, se apunta a la posibilidad de la ecografía abdominal (hasta ahora sólo se puede encargar la ecografía ginecológica) o el TAC craneal en casos de cefalea acompañada.

Otro de los grupos trabaja en los modelos organizativos existentes en Andalucía y las diferencias que existen con otras comunidades autónomas. Entre otras cuestiones, ya se ha detectado la necesidad de potenciar la atención a domicilio, la urgente, agilizar las citas y mejorar la gestión de la consulta.

Al margen, otro equipo de trabajo se centra en la ordenación funcional y analiza la distribución de los cupos médicos. Juan Manuel Espinosa señala que ahora se trabaja sobre la base de un máximo de 1.500 pacientes por profesional, "una cifra que nos empieza a superar dependiendo de su composición", y es que el cupo está muy determinado por el porcentaje en él de pacientes, ancianos, pluripatológicos, marginales o rurales. "Hay que analizar las variables y ver su peso en relación con la cartera de servicios", apostilla en este sentido.

Precisamente, el cuarto grupo está encargado de la cartera de servicios, y analiza qué hay que incluir, estudia las necesidades de los profesionales para cumplir con esta cartera o las barreras para una realización eficaz. En definitiva, estudia "la calidad, los medios y los tiempos necesarios" para cumplir con la cartera de servicios, al tiempo que se van a ver propuestas incentivadoras para potenciar la investigación en Atención Primaria.

En general, con estos equipos se va a proceder a "una reflexión del momento actual de la Atención Primaria" en Andalucía, con sus fortalezas y debilidades. El objetivo final es determinar "cómo queremos que sea el modelo dentro de entre 5 y 8 años, que es cuando va a acabar una primera parte de la reforma" de este nivel asistencial en Andalucía.