El estudio IBERICAN (Identificación de la poBlación Española de RIesgo CArdiovascular y renal), puesto en marcha por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), ha alcanzado los 7.000 sujetos incluidos, por lo que se considera ya el proyecto de investigación sobre morbimortalidad más relevante en España.

El Dr. Sergio Cinza, director de la Agencia de Investigación de SEMERGEN e investigador principal de IBERICAN, explica que el objetivo es “obtener la fotografía de la situación actual de la enfermedad cardiovascular y de los factores de riesgo cardiovasculares en España”. “No podemos sentirnos más que satisfechos por la inmejorable progresión del estudio”, añade.

Este proyecto comenzó a reclutar personas en 2013, gracias a la participación de 560 investigadores, todos ellos médicos de Atención Primaria, que en total han presentado 386 comunicaciones científicas a congresos nacionales e internacionales.

La finalidad de IBERICAN es “conocer los hábitos de vida de los pacientes y analizar la relación de estos con la presencia de cada factor de riesgo y su grado de control”, explica Sergio Cinza. A partir de los resultados obtenidos, es necesario atender los factores de riesgo peor controlados e intensificar el tratamiento para mejorar el pronóstico de los pacientes. Los siguientes pasos que se darán en esta investigación se refieren al reclutamiento de personas en las comunidades autónomas que todavía no han alcanzado su tamaño muestral para poder permitir hacer comparaciones entre ellas en un futuro.

El sobrepeso, el sedentarismo y el tabaco, factores de riesgo

El Dr. Miguel Ángel Prieto, coordinador nacional del estudio IBERICAN, enumera las principales conclusiones de la investigación, después de analizar los datos de 6.007 sujetos: “En una población media de 58 años, casi el 20% de los sujetos son fumadores, el 75% tienen exceso de peso, el 30% son sedentarios y un 48% son hipertensos, de los cuales un 57% tienen su presión arterial controlada mientras que los menores de 40 años tienen un peor grado de control”. Asimismo, la prevalencia de la hipertensión en la población general adulta de España es del 48%, “Lo que impulsa a seguir investigando y obtener una fotografía más precisa del riesgo cardiovascular en España”.

Además, se determinó que un 19% de la población padece diabetes, con un 68% de control de glucemia, un 54% de control de LDL<100 mg/dl y en patología cardiovascular del 26%. Uno de cada dos adultos tiene dislipemia, de los cuales solo un 32% lo tiene controlado, y en los pacientes con un riesgo cardiovascular muy alto su grado de control de LDL solo es del 19%.

También se realizó un análisis multivariante de riesgos, y se demostró que los pacientes mayores de 75 años con hipertensión arterial, dislipemia, diabetes, obesidad, sedentarismo, deterioro de la función renal e hipertrofia ventricular izquierda son significativamente más propensos a presentar enfermedad cardiovascular.

Del total de pacientes analizados, el 84% se englobaron en prevención primaria y el 16% en prevención secundaria. El riesgo cardiovascular estimado en prevención primaria fue muy alto o alto en más del 50% de los pacientes, siendo similar en prevención secundaria. Sin embargo, existe una mayor prevalencia de factores de riesgo cardiovascular en prevención secundaria. El control de la dislipemia también fue peor, y la presencia de enfermedad renal fue baja respecto a prevención primaria.