El Grupo de Trabajo en Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) ha emitido un comunicado en el que recoge criterios explicativos para descartar la infección aguda por SARS-CoV-2, el virus del COVID-19, tras la vacuna.

En su documento, resaltan que “las vacunas no impiden el riesgo de infección por SARS-CoV-2, aunque lo hacen menos probable”. “Por este motivo a toda persona con antecedente vacunal que presente con sospecha clínica de infección por el SARS-CoV-2 se le realizará una prueba diagnóstica de infección activa”, señalan.

Con esta nota, la semFYC busca informar a los profesionales especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria y resto de profesionales sanitarios sobre la necesidad de mantener la observancia frente a cuadros de infección respiratoria susceptibles de ser atribuibles al SARS-CoV-2 entre aquellas personas que han iniciado el proceso de vacunación.

SemFYC detalla que el proceso vacunal que se lleva a cabo permite a la mayoría de las personas desarrollar la inmunidad progresiva, aunque no hay un cien por cien de protección. “Por este motivo es importante alertar a los profesionales sanitarios y la ciudadanía que no se debe bajar la guardia”, insisten.

 

Criterios para descartar infección aguda  por SARS-CoV-2 tras la vacuna

 

 

1ª semana postvacunación

 

(indistintamente de si se trata la primera o la segunda dosis)

 

●       Curso prolongado (> 3er día) o aumento progresivo de la intensidad de los síntomas generales relacionados con la vacunación (febrícula/fiebre, escalofrío, astenia, cefalea, mialgias, artralgias)

 

●       Presencia de otro/s síntoma/s o signo/s no relacionados con la vacunación y asociados con frecuencia a la infección activa de SARS-CoV-2 (tos, sensación de falta de aire, odinofagia, anosmia, ageusia, dolor torácico)

 

A partir de la primera semana tras vacunación

 

 

●       Cualquier persona con un cuadro de infección respiratoria de aparición súbita,  sospechosa de infección aguda por SARS-CoV-2