La prevención de enfermedades bucales en niños, como la caries, está relacionada a que se les brinde una atención médica desde el primer año de edad.

Así lo afirma en entrevista para El Médico Interactivo México, el doctor odontopediatra, Israel Guatemala, quien también considera necesario que se derriben diversos mitos que hacen que México tenga uno de los niveles más bajos de atención bucal. Y es que mientras en México se visita al dentista una vez cada seis años, en otros países como en Estados Unidos la visita es anual.

“Como médicos debemos de implementar programas preventivos que permitan un diagnóstico oportuno de alteraciones de Odontología del bebé a nivel de encías, lengua. y frenillo”, explica.

Según el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Patologías Bucales (SIVEPAB), el 87% de los mexicanos que acuden a servicios dentales padecen caries. En su mayoría, esto ocurre porque desde una temprana edad no se tuvieron las medidas para llevar una salud bucal adecuada que pudiera prevenir la caries.

Mitos principales que se deben de derribar

“Nosotros los médicos tenemos la obligación de proporcionar información a nuestros pacientes sobre nuevos materiales auxiliares de higiene bucal”, afirma el experto.

Además de proporcionar información sobre los materiales, Guatemala recomienda dar información sobre los mitos que hacen más difícil el cuidado de la higiene bucal. Entre los mitos que deben derribarse en el cuidado de la salud bucal, dijo, es que el fluoruro es solo para los niños, cuando en realidad es también para pacientes adultos.

“Se creó una campaña negativa para el fluoruro diciendo que es tóxico, que calcifica la glándula pineal o que disminuye el IQ de los pacientes, que es falso”, comenta.

Por otro lado, refiere mitos sobre la tortilla quemada o el bicarbonato con limón que prometen dejar más blancos los dientes. Sobre ello, el especialista afirma que lo anterior solo desgastará el esmalte de los dientes y se garantiza blanquearlos.

Otro mito es que el hilo dental es solo para adultos, aunque aclara que este también se puede utilizar por pequeños de dos a tres años.

Riesgos por una inadecuada salud bucal

El especialista advierte que, si no se tiene una adecuada salud bucal, la salud física y emocional de las personas se puede deteriorar.

La salud mental, por ejemplo, se vería dañada si el paciente, incluso siendo niño, no puede gozar de una dentadura blanqueada, dientes alineados o blanqueados.

En tanto que la salud física está más relacionada con que no exista una buena digestión y, por lo tanto, una adecuada alimentación que el cuerpo necesite.

Incluso se puede generar enfermedades derivadas de una mayor cantidad de bacterias en la boca. “La boca es considerada como la cavidad más contaminada del cuerpo, con aproximadamente más de 200 variedades de bacterias”, menciona.