Mónica Martín, Madrid.- Uno de los principales conflictos éticos con los que se encuentran los profesionales de Atención Primaria es dilucidar cuando un paciente tiene el juicio suficiente para tomar una decisión sobre su vida y su salud. Actualmente, esta decisión depende de la seriedad y la formación de cada profesional, pero se está trabajando en la elaboración de unos protocolos que orienten a los médicos en esta tarea.

"Se trata de intentar establecer unas guías o instrucciones con las que en un breve periodo de tiempo el facultativo pueda conocer si el paciente al que atiende tiene la capacidad suficiente para tomar una decisión importante y, en algunas ocasiones vital, sobre su salud", explicó a EL MEDICO INTERACTIVO el doctor Pablo Simón Lorda, médico de familia del Centro de Salud Valle Inclán del área 7 de Atención Primaria del Imsalud de Madrid e impulsor de este proyecto.

Los problemas éticos en la consulta han constituido uno de los principales talleres celebrados durante la "Jornada de Actualización en Medicina de Familia semFYC " FMC 2003″, que organizó la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) bajo el patrocinio del laboratorio farmacéutico Novartis, el pasado viernes 30 de mayo, en Madrid.

Estos conflictos deontológicos surgen en situaciones que se dan en la consulta médica como son la petición de una menor de la píldora del día después o el establecimiento de determinadas terapias en un anciano. "Los facultativos no han tenido muy buena información y ha existido una inseguridad jurídica en el caso de los menores. Hoy está claro que un menor con juicio suficiente puede gestionar su salud pero cómo garantizamos esa capacidad suficiente. No existen unos protocolos claros, por tanto, con las guías pretendo establecer una ayuda y evitar los extremos", argumentó Simón quien agregó que todos los profesionales han de conocer la recién aprobada Ley 41/2002 Básica de Autonomía del Paciente que va ayudar mucho en este sentido.

La ética médica en Atención Primaria se rige por los principios básicos de Bioética: el de no maleficencia (garantizar no hacer el mal a los pacientes). el de autonomía (que el paciente gestione su propia salud). el de justicia (utilizar adecuadamente los recursos para que sean equitativos). y el de beneficencia (hacer el bien al enfermo). Bajo estos preceptos, en la Jornada de la semFYC se analizaron diferentes casos para evaluar la actuación médica más correcta y se puso de manifiesto que en la práctica médica no existe la evidencia cierta y que las decisiones médicas se toman en condiciones de incertidumbre.

Otro aspecto evaluado fue la ética en la prescripción facultativa de los médicos de cabecera. A juicio de Simón, pese a que hay muchos factores condicionantes no se receta más de la cuenta aunque se puede mejorar, ya que cree que es escasa la prescripción de genéricos. "Debemos potenciar este aspecto que es una obligación para el médico del sistema público", apuntó. En este sentido, también se discutió la relación de los profesionales con los laboratorios farmacéuticos. "Para acotar hasta qué punto se puede aceptar la financiación de la industria no hay que olvidar que es muy caro mantener una formación continuada", dijo el especialista.

Reclamaciones legales

En la Jornada de Actualización en Atención Primaria de la semFYC también se abordaron los aspectos legales que trae consigo esta práctica clínica. "Además de los conflictos éticos que se le presentan al médico, éste se puede encontrar con que algunas de esas decisiones puede terminar pasándole factura a través de una reclamación jurídica", explicó a EL MEDICO INTERACTIVO Héctor Jausás, abogado especializado en derecho sanitario que participó en las charlas.

Basado en su experiencia, Jausás considera que las reclamaciones legales más habituales que se producen en el ámbito médico son aquellas en las que se alega un error de diagnóstico o cuando se recrimina al facultativo no haber cumplido con su deber de informar al paciente. "Hay otro tipo de consideraciones como los incumplimientos terapéuticos, las responsabilidades de los MIR o las dudas en asuntos relacionados con lesiones de los enfermos por las que los expertos reciben demandas", especificó el letrado de Jausás &amp. Abogados, quien aseguró que la Atención Primaria es la especialidad que más reclamaciones legales recibe.

En el taller se ofrecieron una serie de pautas encaminadas a que el médico pueda evitar estas reclamaciones. Entre esas directrices el abogado destacó: "documentar ampliamente todo lo que ocurre y aquello que va percibiendo un especialista frente a un enfermo, cumplimiento de la historia clínica, y molestar más al paciente con el papeleo, entre otros, lo que a su vez conlleva un mayor tiempo en cada consulta y un beneficio en la atención sanitaria que se ofrece", concluyó el experto legal.

Un caso que se presentó en la Jornada y que preocupa mucho a los facultativos de Primaria es decidir si dar o no la píldora del día después a una menor. Además del conflicto ético que genera, puede venir acompañado de una futura demanda por no haber informado a los responsables de la menor. El tema se complica si existe embarazo. Por ese motivo, tanto el doctor Simón como el abogado Jausás coinciden en asegurar que es preciso acotar más el terrero del médico para evitarle problemas en la toma de estas decisiones.