En medio del creciente número de casos confirmados por COVID-19 y el comienzo de la cuarentena como parte de la estrategia de contención en Fase 2, diferentes hospitales mexicanos han alzado la voz para exigir a sus directivos y a las autoridades competentes que sean protegidos con los insumos básicos necesarios, como son las mascarillas N95.

Vía redes sociales se viralizó un vídeo en el cual los trabajadores de salud del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos del ISSSTE, ubicado en la Ciudad de México, demandan que aunque el Gobierno Federal ha anunciado total preparación y abasto para tratar el virus, en este hospital no ha llegado nada. En el vídeo se puede observar cómo los directivos no tienen certeza del abasto y/o la respuesta de los proveedores.

También, en la Ciudad de México se hicieron escuchar médicos, enfermeras y demás personal de salud del Hospital General de Zona No. 27, mediante un bloqueo en la Avenida Paseo de la Reforma en su cruce con el Eje 2 Norte, siendo un punto de los más representativos. A voz de “¡Queremos material!”, ya que de acuerdo con los manifestantes no hay gel antibacterial, cubrebocas N95, tiras reactivas, gafas protectoras ni sondas de aspiración.

En respuesta, el IMSS aseguró que el hospital tendría los materiales ese mismo día y se garantizaba el abasto necesario para continuar trabajando de manera oportuna y con atención de calidad.

Al sureste del país, en Xalapa, Estado de Veracruz, se registró un paro de labores con una hora de duración. El objetivo se centró en exigir garantías y seguridad para atender a los pacientes sospechosos de coronavirus en la Unidad de Medicina Familiar 66 del Instituto Mexicano del Seguro Social, pues de acuerdo con los testimonios del personal no hay material ni protocolos para atender estos casos.

Por su parte, el IMSS emitió una tarjeta informativa en la que asegura que el derechohabiente tenía una infección respiratoria sin complicaciones, además de asegurar que las demandas de sus trabajadores serán atendidas.

En México y en todo el mundo las protestas y exigencias del personal de salud son cada vez más frecuentes: Argentina, Colombia, Venezuela, Bolivia, República Dominicana, entre otros.