Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Los médicos han reclamado un plan de prevención y respuesta para atender la Salud Mental postpandemia de la ciudadanía española. La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha alertado de “la saturación de las urgencias por morbilidad psicosocial detectada en los hospitales pediátricos españoles”, por lo que ha reclamado “más recursos asistenciales”.

Los pediatras han mostrado su preocupación por que en los próximos años se produzca un incremento del consumo de sustancias tóxicas entre los jóvenes, entre otros riesgos. Por ello, han elaborado una serie de recomendaciones o medidas para reducir el impacto de la pandemia en la salud mental de niños y adolescentes.

Además, los pediatras han pedido la implicación de las Administraciones Públicas, en concreto, los Ministerios y Consejerías de Sanidad, Educación y Asuntos Sociales.

Principales signos de alarma

Según los pediatras de la AEP, en los últimos meses se han doblado los casos de urgencias psiquiátricas infantiles. Los principales signos de alarma entre la población infanto-juvenil de España son:

  • Trastornos de conducta alimentaria.
  • Ansiedad.
  • Trastornos obsesivo-compulsivos.
  • Depresión.
  • Autolesiones e intentos de suicido en adolescentes.
  • Violencia sobre los menores.
  • Maltrato y abusos.
  • Excesivo consumo de dispositivos electrónicos en niños y jóvenes.

 

Más casos y de mayor gravedad

Azucena Díez, presidenta de la Sociedad de Psiquiatría Infantil de la Asociación Española de Pediatría (SPI-AEP), ha comentado que en “los servicios de Pediatría de Atención Primaria y en las unidades de Salud Mental se ha observado un repunte de las consultas por ansiedad, síntomas de tipo obsesivo-compulsivo, depresión, autolesiones y somatizaciones”. “Los trastornos de la conducta alimentaria que se están atendiendo en la actualidad son más graves y requieren más ingresos que antes de la pandemia”, ha añadido.

Impacto de la crisis sanitaria

En cuanto a la población adulta, un estudio realizado por Unilever ha revelado que la percepción subjetiva sobre la salud de los españoles se ha visto “fuertemente impactada tras la crisis sanitaria provocada por la pandemia”. Así, el 61% de las personas encuestadas ha indicado que su bienestar mental se ha reducido.

En el caso del bienestar físico, un 51% de los encuestados ha dicho que es peor que antes de la pandemia. Por el contrario, un 15% de la población española ha afirmado que su estado físico y mental ha mejorado en el último año.

Salud Mental de los médicos

Los expertos también están analizando las ‘Repercusiones de la COVID sobre la salud y el ejercicio de la profesión de los médicos de España’. Según este informe de la Organización Médica Colegial (OMC), “los médicos se sientan cada vez menos preparados física y emocionalmente para hacer frente a nuevos picos de incidencia del virus (51%)”.

Un tercio de los médicos encuestados ha contestado que piensa en dejar la profesión, aunque probablemente no lo hará por cuestiones económicas. Las poblaciones más afectadas por los problemas mentales son las mujeres facultativas, los jóvenes y los médicos de Atención Primaria.

Más consumo de hipnóticos y tranquilizantes

En este sentido, Celso Arango, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), ha destacado que casi un tercio de los médicos ha consumido hipnóticos o tranquilizantes durante la pandemia. “Es algo normal, un tratamiento sintomático similar a lo que ocurre en épocas de influenza con el consumo de ibuprofeno, por ejemplo. En esta época los profesionales duermen mal y tienen preocupaciones, por lo que recurren a tratamientos sintomáticos. Será preocupante si ese consumo se cronifica en el tiempo”.