Juanjo Sánchez, Palma de Mallorca.- Los médicos del Hospital Son Dureta de Palma han mostrado su total disposición a ir a la huelga, en tanto el Ib-salut (Servicio Balear de Salud) no rectifique en asuntos tan importantes para los facultativos como el complemento específico o la carrera profesional. Los profesionales, reunidos en asamblea convocada por el Sindicato Médico Libre (CESM-Baleares), mostraron su malestar ante la negativa del citado servicio de Salud a retirar el requisito de la dedicación exclusiva al sistema público para poder acceder al complemento específico, ya que entienden que el citado complemento debería extenderse a todos los médicos por igual, independientemente de su exclusividad.

Además, los facultativos rechazan la propuesta de carrera profesional planteada por el Servicio Balear de Salud, porque la consideran un "bodrio" ya que , entre otras cosas, "ignora la antigüedad como uno de los parámetros que posibilitan la promoción". Por este motivo, aseguran que "no aceptaremos que se prescinda de los años de servicio en la carrera profesional". Por otro lado, los médicos consideran inadmisible que el acceso a la carrera se limite a aquellos que tengan dedicación exclusiva y que para el acceso a los puestos de gestión o dirección no sea requisito el haber pasado previamente unos años por los niveles asistenciales.

El secretario general de CESM-Baleares, Isidro Torres, ha declarado a EL MEDICO INTERACTIVO que "hay un estado de cabreo general entre los médicos y el clima es muy tenso", por lo que ha observado que "con toda probabilidad, si el Ib-salut no rectifica antes, nos veremos obligados a convocar movilizaciones para principios del mes de abril".

Pero éstas no son las únicas quejas de los facultativos, ya que a las reivindicaciones profesionales hay que añadir el malestar existente por lo que califican de "situación insostenible" de la Sanidad pública balear. En este sentido, denuncian la "lamentable gestión" y el "caos asistencial", así como "la derivación de pacientes a hospitales privados y la desmotivación entre el personal". Por otra parte, critican el "incremento escandaloso de las listas de espera en todos los hospitales públicos, incluyendo la Fundación Son Llàtzer, el colapso asistencial y el incremento del gasto farmacéutico, así como el exceso de burocracia, por agotamiento del modelo de Atención Primaria". A todo este desencanto, los médicos suman una situación de "escasez de personal medico, exceso de horas y guardias en Son Llàtzer" y un "caos en el inacabado y ya vetusto Son Dureta, con el anuncio de diez años más en obras"

Las movilizaciones previstas no se quedan aquí, ya que el Sindicato Médico ha convocado una huelga en el Área de Salud de Ibiza y Formentera para el próximo 17 de marzo, ante la negativa del Ib-salut a aplicar la sentencia que indica que los médicos deben librar tras una guardia localizada.