Redacción, Madrid.-En el XVII Congreso Mundial de la Sociedad Internacional de Nefrología, celebrado recientemente en Berlín, se presentó una serie de datos que demuestran la importancia de la mejora del control de la enfermedad renal para reducir la mortalidad y mejorar la salud en general.

Así, según se desprende de los datos divulgados durante dicha reunión,

el control de la anemia en pacientes con insuficiencia renal debe ser mejorado, ya que ello conllevará a una reducción a la mitad del riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular (EC) en este tipo de enfermos.

Según los expertos, los índices de mortalidad de la EC son entre 10 y 20 veces más elevados en pacientes con insuficiencia renal terminal que en la población en general. Este aumento del riesgo es especialmente significativo en gente joven, y puede llegar a ser 100 veces más elevado en pacientes con diálisis que están en la franja de edad de 25-34 años.

Por otra parte, también se indicó que la mejora del control de los niveles de hemoglobina (Hb)puede reducir el riesgo de muerte en pacientes en diálisis, según expuso la Sección Europea del Estudio Marco sobre los Patrones de Tratamiento y Resultados de Diálisis (DOPPS). Este estudio, prospectivo y observacional, está basado en datos recogidos en Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido, y según sus resultados, "cada aumento de 1g/dL de hemoglobina redujo el riesgo relativo de muerte en un 7 por ciento y el de hospitalización en un 3 por ciento".

Los pacientes con edades comprendidas entre los 18-65 años, con un nivel de hemoglobina inferior a 10 g/dL mostraban un riesgo de muerte superior a un 45 por ciento que aquéllos con el nivel entre 11 y 11,99g/dL, además, los primeros tenían una probabilidad del 29 por ciento de ser hospitalizados con respecto a los segundos.