El ensayo clínico de fase III NAPOLI-3 ha comparado la eficacia antitumoral y la seguridad de NALIRIFOX. Se trata de una combinación de fármacos: irinotecán liposomal (Onivyde) con fluorouracilo (5-FU), leucovorina y oxaliplatino frente a gemcitabina más nab-paclitaxel (Gem+NabP) en el entorno de la primera línea, o primera opción de tratamiento en pacientes con cáncer de páncreas metastásico. Sus resultados ofrecen una mejora de la supervivencia global en cáncer de páncreas metastásico.

En concreto, en este ensayo clínico de fase III se incluyeron 770 pacientes. Así, la media de la supervivencia general fue de 11,1 meses en los pacientes tratados con NALIRIFOX frente a los 9,2 meses en los que recibieron Gem+NabP. La supervivencia sin progresión también mejoró significativamente de 5,6 meses a 7,4 meses.

Teresa Macarulla, jefa del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO y oncóloga médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron, ha formado parte del comité científico de este estudio internacional. Sus resultados se han presentado en el ASCO GastroIntestinal Symposium, que se celebraba en San Francisco del 19 al 21 de enero.

“Tan solo el 20 por ciento de los pacientes con cáncer de páncreas son candidatos a cirugía. De esto, el 80 por ciento recae y acaba desarrollando metástasis. Por ello, la mayoría de los pacientes de cáncer de páncreas acaba llegando a este estadio”, explica Macarulla. En este contexto, es importante encontrar nuevas opciones terapéuticas para mejorar la supervivencia global en cáncer de páncreas metastásico.

Supervivencia global en cáncer de páncreas metastásico

El cáncer de páncreas es el octavo tumor con mayor incidencia en España, pero es uno de los tumores con peor pronóstico a los cinco años del diagnóstico. La falta de mejoría en la supervivencia y el aumento de la incidencia en este tumor han hecho que las predicciones sitúen el cáncer de páncreas como responsable de la segunda causa de muerte por cáncer en Estados Unidos en el año 2030. En Europa, su mortalidad supera ya la del cáncer de mama.

“Actualmente tenemos pocas opciones de tratamiento para los pacientes de cáncer de páncreas metastásico, así que cualquier avance en este sentido es una buena noticia. Contar con una nueva opción terapéutica con NALIRIFOX es un paso más y nos motiva para seguir investigando en nuevos tratamientos”, concluye Teresa Macarulla.