“La importancia de la Tecnología Sanitaria para facilitar el acceso asistencial de los pacientes en situaciones excepcionales’ ha sido el nombre elegido para el nuevo encuentro de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

El objetivo del mismo era analizar cómo los confinamientos y las medidas de distanciamiento social durante la pandemia por la COVID-19 han dificultado el acceso asistencial de forma presencial. En este contexto, el impacto de la crisis ha puesto en evidencia la necesidad de estar mejor preparados ante este tipo de situaciones de emergencia. Por ello es necesario avanzar en la implantación de las nuevas tecnologías y en la digitalización del Sistema Nacional de Salud.

Sobre esta cuestión se manifestaba Carmen Aláez, adjunta a secretaria general de Fenin. “Debemos adaptarnos a la nueva situación generada por la pandemia, que ha cambiado la forma de comunicarnos y relacionarnos con los pacientes, y aprovechar los recursos que nos ofrece la tecnología sanitaria”.

Mejorar el acceso asistencial

Entre las conclusiones del encuentro, se señalaban diferentes factores claves para mejorar el acceso asistencial. En concreto, destacaba la coordinación entre diferentes niveles asistenciales, contar con estructuras flexibles y centros versátiles, una mejora de la gestión y de la organización. También la necesidad de integrar la atención sociosanitaria, para disponer de una Sanidad más preparada de cara a posibles crisis sanitarias.

En esta línea también destacaba la necesidad de incorporar de forma más ágil las innovaciones sanitarias, mediante modelos de compra más eficaces. No obstante, los profesionales sanitarios destacaban en sus intervenciones que la Tecnología Sanitaria ha contribuido a favorecer una mejor atención sanitaria durante la pandemia.

Así lo exponía Daniel Troncoso, responsable de medicina preventiva del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Madrid, “la situación de restricción de acceso a los centros sanitarios ha sido una de las variables que más estrés ha causado en pacientes, familiares y profesionales sanitarios. Las tecnologías durante la pandemia han permitido paliar esas carencias”, subraya el experto. Para el mismo, el uso de estas herramientas debe perpetuarse. Por ello, “hay que apostar por su correcta implantación, así como por un modelo adecuado de adquisición por parte de los gestores”.