La sepsis, un síndrome grave de origen infeccioso (bacteriano, vírico o fúngico), es la principal causa de mortalidad hospitalaria a nivel nacional. Es por ello que ,expertos de 25 sociedades científicas nacionales y 26 internacionales, se han reunido en Madrid para analizar la situación mundial de la Sepsis y abordar su manejo correcto y precoz.

Se trata de una situación que también se vuelve clave en momentos actuales, como es el caso de la epidemia del Covid-1 o coronavirus. De hecho, los expertos participantes han abordado también esta cuestión de actualidad, incidiendo en la importancia de implementar y seguir protocolos, como el Código Sepsis, para permitir una reacción e intervención más rápida ante este tipo de emergencias sanitarias.

Como recordaban, una de las grandes dificultades en el manejo de la sepsis es que su diagnóstico diferencial es complejo. El motivo es que la sintomatología inicial es inespecífica (alteración de la conciencia, fiebre, tensión baja, insuficiencia respiratoria) y variable según el individuo. Además, la confirmación del diagnóstico sólo puede realizarse mediante un análisis microbiológico, cuyos resultados pueden tardar entre seis y 24 horas.

La creación de un Código Sepsis nacional

En este sentido, Marcio Borges, organizador del III Encuentro Multidisciplinar Sepsis, añadía que “el manejo de la sepsis y su evolución es tiempo-dependiente; su diagnóstico es un proceso complejo que debe hacerse rápido. Cuanto antes detectamos la existencia de sepsis, antes empezamos a tratarla y mejor será la evolución”.

Si bien mayoría de las comunidades autónomas y unos 150 hospitales de toda España cuentan ya con un Código Sepsis, “lo que necesitamos es cultura de Código Sepsis en España”, afirmaba el experto.

La sepsis es un síndrome clínico causado por una infección, cuyo origen es bacteriano en el 85 por ciento  de los casos, vírico, en el 5-10 por ciento, o fúngico, en entre el 5 y 10 por ciento. Cada día se registran entre dos y seis nuevos casos de sepsis grave por 100.000 habitantes, constituyendo la principal causa de mortalidad hospitalaria en el mundo en países industrializados, pero también con elevada mortalidad a nivel extrahospitalario en países en desarrollo. En los últimos 15 años los casos de sepsis han crecido, entre otros motivos, por el aumento de pacientes, sobre todo mayores, inmunodeprimidos, que reciben quimioterapia o sometidos a cirugías.