E.P.- Los bebedores menores y los adultos que beben el exceso son los responsables de algo más de la mitad de todo el alcohol que se consume en Estados Unidos y de casi la mitad de las ventas en establecimientos en los que se despachan bebidas alcohólicas, según un nuevo estudio publicado en la última edición del Journal of the American Medical Association (JAMA. 2003.289:989-995).

Según información citada en el estudio, el alcohol es la principal droga de abuso por parte de los adolescentes en Estados Unidos. Los autores, pertenecientes al Centro Nacional de Adiciones y Abuso de Sustancias de la Universidad de Columbia (Nueva York), informan que el 78 por ciento de los estudiantes universitarios han probado el alcohol, y más de cinco millones (30 por ciento) admiten beber, en ocasiones, más de la cuenta, al menos una vez al mes.

"Las personas que empiezan a beber antes de los 15 años, son cuatro veces más propensos a hacerse dependientes del alcohol que aquellos que no beben antes de los 21 años de edad", señalan. En su trabajo, se proporcionan también líneas de orientación sobre el consumo de bebidas alcohólicas y se recomienda que las personas mayores de 65 años no beban más de una bebida (un vaso) al día. Beber más de esta cantidad se considera excesivo y puede derivar en serios problemas de salud.

En un sondeo realizado entre 217.192 personas mayores de 12 años, se han extraído los siguientes datos. "Los bebedores menores consumieron en 1999 un 19,7 por ciento del alcohol (cerveza, vino y espirituosos) que se consumió ese año en Estados Unidos. El consumo excesivo de la población adulta fue de un 30,4 por ciento del alcohol que se consumió dicho año. En combinación, el consumo por parte de menores y de personas que beben en exceso supuso un 50,1 por ciento de todo el alcohol consumido en 1999", señala el estudio.