Menos del 2 % de las sinusitis son bacterianas y necesitan tratamiento antibiótico, según ha explicado Nieve Mata, jefa de Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid. En general, el tratamiento en el adulto suele ser sintomático, y se basa en lavados nasales, analgésicos o antiinflamatorios y descongestionantes nasales. La especialista ha recomendado evitar el uso de los vasoconstrictores nasales, “porque pueden tener un efecto rebote y producir dependencia”.

La Dra. Mata ha comentado que especialmente durante los meses de invierno es muy frecuente la consulta médica por catarros que producen obstrucción nasal y dificultad para drenar el moco. En ocasiones, el catarro se prolonga en el tiempo o los síntomas empeoran, por lo que debe tenerse en cuenta la posibilidad de diagnosticar una sinusitis aguda, en la que están implicados los senos paranasales, cubiertos de mucosa con cilios que permiten el movimiento del moco hacia la nariz.

La inflamación de la mucosa de los senos paranasales suele durar menos de cuatro semanas, y se caracteriza por:

  1. Obstrucción nasal.
  2. Mucosidad nasal espesa o rinorrea.
  3. Cefalea o sensación de presión que aumenta al agachar la cabeza.
  4. El dolor de cabeza puede localizarse a ambos lados de la nariz o sobre los ojos.

 

Fibroscopia

Para realizar el diagnóstico de la sinusitis no es necesario realizar estudio radiológico, como ha señalado Nieve Mata, y es suficiente hacer una fibroscopia con un pequeño endoscopio flexible a través de la nariz para visualizar la salida de moco espeso de los senos paranasales. La especialista del Hospital del Rosario ha asegurado que la fibroscopia “no es una prueba molesta y permite un diagnóstico rápido y precoz”. Además, para valorar la ocupación de los senos paranasales está indicada la realización de una tomografía computerizada (TAC).

De aguda a crónica

Si los síntomas de la sinusitis aguda se prolongan durante más de tres meses, se considera que se ha cronificado, como ha explicado Nieve Mata: “Algunas veces se diagnostica por síntomas menores como la tos crónica, el cansancio, el dolor dental, la halitosis o la sensación de catarro permanente”. En estos casos, podría ocurrir que esté dificultando la salida del moco de los senos paranasales otra enfermedad, como la rinitis alérgica o pólipos.

Cirugía endoscópica nasosinusal

Cuando la sinusitis crónica no responde a ningún tratamiento médico, se valora la posibilidad de realizar una cirugía endoscópica nasosinusal. La especialista en Otorrinolaringología del Hospital Nuestra Señora del Rosario ha resaltado que esta intervención mínimamente invasiva “consigue una modificación de la anatomía, lo que permite el drenaje adecuado o el tratamiento de la patología obstructiva subyacente, que puede ser una desviación septal, poliposis o tumores nasosinusales. Asimismo, también se pueden corregir posibles complicaciones orbitarias o intracraneales”.