En entrevista exclusiva con la Bióloga de la Reproducción de la Clínica UMARE, Liliana Oropeza Chávez, hemos hablado sobre riesgos de las menstruaciones anormales desde su experiencia como Médico Cirujano Ginecóloga y miembro de la Federación Mexicana de Colegios de Ginecología y Obstetricia (FEMECOG).

¿A qué se le denomina una menstruación normal?

Una menstruación “normal” o común se caracteriza por tener una periodicidad de entre 25 a 35 días, tiene una duración de 3 a 7 días y el flujo está entre los 50 y 80 mililitros, puede presentar una inflamación y cólicos leves también.

Cuando se presente una inflamación y dolor importante, que requieran el uso de antiinflamatorios y analgésicos y estos afecten su calidad de vida, es motivo de valoración.

El motivo de la visita al médico especialista no debe ser un dolor o un síntoma poco frecuente, sino que se debe realizar una revisión cada año a manera de revisión de rutina.

¿Cómo se denominan las anormalidades menstruales?

El médico general puede detectar fácilmente anormalidades de acuerdo con las siguientes características si se presentan mes con mes:

Dismenorrea severa: Dolores intensos durante la menstruación.

Oligomenorrea: presencia de poco sangrado.

Polimenorrea: presencia de sangrado muy abundante.

Metrorragia: con una duración de más de 10 días.

Oxomenorrea: menstruaciones poco frecuentes, es decir cada dos o tres meses.

A través de estas clasificaciones se pueden detectar problemas uterinos como adenomiosis, leomatosis uterina, pólipos endometriales y, en casos más graves, el cáncer.

Otros casos están relacionados con males anovulatorios influenciados por problemas hormonales; el más común de ellos es el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), que como su nombre lo dice, el ovario presenta muchos quistes y esto provoca una anormalidad en la relación cerebro-ovario que impide la normal ovulación.

También hay problemas metabólicos. Algunos de ellos tienen que ver con el funcionamiento de la tiroides, estados de prediabetes, como la resistencia a la insulina, el sobrepeso y la obesidad, que es lo más frecuente en las pacientes mexicanas.

¿Cuáles son las consecuencias de no tratarse adecuadamente?

No tratar estos padecimientos puede provocar infertilidad, anemia e incluso se podrían detectar estados precancerosos y finalmente un cáncer que ha sido cubierto por analgésicos y antiinflamatorios.

Signos de alerta: La identificación de una menstruación anormal puede ser por duración, cantidad u hormonales. Una alerta de estos problemas es un goteo intermenstrual y se recomienda un ultrasonido.