“A veces nos fijamos solo en lo que nos falta, pero no en lo mucho que hemos logrado”, con esta expresión, Mercedes Alfaro, subdirectora general de información sanitaria  y evaluación del Ministerio de Sanidad, abría el 8ª Foro sobre el Sistema de Información del Sistema Nacional de Salud.

La experta explicaba que hay que tener en cuenta que en la creación de sistemas de información “nunca se deja de avanzar y siempre queda algo pendiente”,  como por ejemplo los últimos detalles en cuanto al CIE 10, pero explicó que en los últimos años se han hecho grandes avances desde el Sistema Nacional de Salud.

Para dar ejemplo de todo lo que supone tener más información sobre la salud de los ciudadanos, Alfaro relataba que “sabemos que las personas hoy en día tienen más de un problema de salud, que tienen más problemas las mujeres que los hombres, y que sin embargo, las mujeres viven más años”. De hecho “tenemos medida la mortalidad y la esperanza de vida, por lo que sabemos que de 2007 a 2014 hemos ganado cuatro años de vida saludable”.

Todos los datos de la salud de la población se encuentran disgregados por comunidad Autónoma y sexo, y permiten comparar la visión de la salud autopercibida de la Encuesta Nacional de Salud, con los datos extraídos de los resultados de salud.

En cuanto al propio sistema sanitario, también ofrecía datos como que el 60 por ciento del presupuesto se lo lleva la Atención Especializada, el 15 por ciento Atención Primaria y el 17 por ciento el gasto en Farmacia, sobre la que también reseñaba que “los antiflamatorios y el omeprazol son los fármacos más recetados”.

Igualmente insistía en que el gasto sanitario también se conoce por cada comunidad autónoma, añadiendo que “este no debería ser el mismo en cada una, porque el grado de comorbilidad y de dispersión de los pacientes tampoco es el mismo”.

Con todos estos datos, lo que Alfaro quería demostrar es que “los datos están ahí”, recalcando que “solo hace falta bajar a la mina”. Así, desde la Subdirección de Información se insistía en la necesidad de que “personas expertas sepan utilizar toda esta información para investigar y trabajar en beneficio  de la calidad del SNS”.