De manera reciente se hizo el lanzamiento de QIFENDA 400 mg en México, un antiviral de amplio espectro en forma de comprimidos orales. Funciona como un inhibidor selectivo de la ARN polimerasa viral dependiente de ARN (RdRP) con una potente actividad antiviral contra los virus de ARN monocatenario, incluidos los coronavirus.

Mary O’ Brien, directora general de Cellvera, declara en nombre de la compañía que "QIFENDA puede desempeñar un papel vital en la prevención de la transmisión del virus, la reducción de las tasas de hospitalización y, en última instancia, salvar vidas en México".

De acuerdo con los desarrolladores esto puede ser una herramienta altamente efectiva contra futuras mutaciones virales y brotes. Los tratamientos antivirales orales, como QIFENDA, pueden combatir el COVID-19 en la comunidad y no en los hospitales, lo que puede reducir significativamente las presiones sobre los sistemas sanitarios.

Acción de favipiravir en el COVID-19

Al utilizar favipiravir en una fase temprana de la infección por Covid-19, controla la alta tasa de replicación del virus y da lugar a una eliminación más rápida del virus, una resolución más rápida de la fiebre y de los cambios en el TAC torácico, lo que reduce la progresión del caso y mejora la experiencia del paciente.

Al ser un inhibidor selectivo de la ARN polimerasa viral dependiente de ARN (RdRP), cuenta con una potente actividad contra los virus de ARN monocatenario, como son los coronavirus.

Esta es la proteína responsable de "construir" las proteínas virales, por lo tanto, al dirigirse hacia ella, hace imposible que el virus se copie a sí mismo.

Efectividad del tratamiento

Desde 2014, se ha estudiado y evaluado ampliamente en 40 estudios clínicos antes de la pandemia de COVID-19. El análisis de más de 23 estudios independientes sobre la eficacia del fármaco contra las cepas de COVID-19 descubrió que Favirpiravir tiene mejoras estadísticamente significativas para las tasas de hospitalización, progresión, recuperación y eliminación del virus en los pacientes.

Estos estudios demuestran que el fármaco protege contra los nuevos virus COVID-19 al detener la replicación celular del virus. Es eficaz tanto en personas vacunadas como no vacunadas.