El Gobierno de México y la compañía Pfizer firmaron un acuerdo de compra de la terapia antiviral oral contra el COVID-19.

El contrato contempla la adquisición de 300,000 tratamientos orales, los cuales ya iniciaron su llegada al país.

El tratamiento antiviral de Pfizer se enfoca en administrarse en personas que poseen la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2 y que tengan alto riesgo de desarrollar complicaciones.

En enero pasado, el antiviral logró su aprobación por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). Lo anterior la convierte en la primera agencia de regulación sanitaria de América Latina en aprobarlo.

Además del segundo país de la región en ser suministrado.

¿Cómo funciona el tratamiento?

El tratamiento de Pfizer incluye Nirmatrelvir, un novedoso inhibidor de proteasa que fue diseñado específicamente para bloquear la actividad de la proteasa 3CL del SARS-CoV-2, enzima que el coronavirus necesita para lograr replicarse.

Además, reduce el riesgo de hospitalización o muerte en un 89%, cuando se inicia dentro de los tres días posteriores al inicio de los síntomas. Y en un 88%, cuando se inicia dentro del cuarto a quinto día posterior al inicio de los síntomas en comparación con el placebo.

Se desarrolló para administrarse  vía oral, de modo que pueda prescribirse al primer signo de infección. Lo que podría ayudar a los pacientes a evitar una enfermedad grave (que puede conducir a la hospitalización y la muerte).

Constanza Losada, presidenta y directora general de Pfizer México, celebró el esfuerzo de las autoridades y dijo que “la lucha y el compromiso para acabar con los efectos de la pandemia es una tarea de todos”.

La directora médica de Pfizer México, Yéssika Moreno, enfatizó que las terapias orales como los inhibidores de la proteasa reducen la gravedad del COVID-19.

Hasta la fecha, Pfizer suministró más de 26.2 millones de tratamientos a 41 países de todo el mundo.